Iglesia Católica aboga por "lograr una auténtica democracia" en Nicaragua

La Conferencia Episcopal de Nicaragua, mediadora y testigo de un diálogo para solucionar la grave crisis que vive el país que se ha cobrado la vida de al menos 45 personas, abogó hoy por lograr, a través de negociaciones, "una auténtica democracia" en esta nación centroamericana.

Los obispos de Nicaragua "creemos que el objetivo de este diálogo nacional debe de ser revisar el sistema político de Nicaragua desde su raíz, para lograr una auténtica democracia", expresó el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes, al leer un nuevo comunicado del Episcopado.

El diálogo convocado por el Gobierno de Daniel Ortega y la empresa privada para superar el conflicto sociopolítico, aún no tiene fecha de inicio.

Los estudiantes universitarios, que lideran las manifestaciones contra el Gobierno y aprobaron unirse a un diálogo con Ortega, están condicionando ese foro a una "investigación inmediata" por la muerte de sus compañeros.

Al respecto, la Iglesia Católica anotó que "el tema de las dolorosas muertes sufridas durante las manifestaciones universitarias, deben ser esclarecidas a fondo".

"Hacemos un llamado a los estudiantes universitarios para que terminen de organizarse lo más pronto posible y definan su agenda y a sus representantes", instó la Conferencia Episcopal.

"Igualmente a estar atentos a grupos ajenos al movimiento estudiantil que están actuando agresivamente, sembrando confusión", advirtió el clero.

En este documento, el Episcopado anunció que la sede del diálogo nacional, "el que pensamos debe instaurarse lo más pronto posible, será en el Seminario Interdiocesano Nuestra Señora de Fátima", en Managua.

Asimismo, el Episcopado reafirmó que dará un mes de plazo al Gobierno de Ortega para que cumpla los acuerdos de un eventual diálogo nacional, al que fue invitada como mediadora y testigo.

"Los obispos de Nicaragua hemos creído conveniente que al mes de haber iniciado el diálogo nacional haremos un alto para valorar la voluntad, la implementación y el cumplimiento serio y real al que han llegado las partes", anotó la Iglesia Católica.

Nicaragua atraviesa una crisis que hoy cumple dieciséis días, debido a multitudinarias manifestaciones en contra del presidente Ortega, que iniciaron por reclamos a unas medidas de seguridad social y continuaron a pesar de que el mandatario revocó su decisión, debido a las múltiples muertes causadas por la represión.

Desde que comenzaron las protestas hace más de dos semanas, los enfrentamientos violentos que se produjeron en Nicaragua dejan al menos 45 muertos y un total de 48 desaparecidos, la mayoría entre el 18 y el 22 de abril pasado, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), mientras que otras organizaciones humanitarias elevaron a 63 los fallecidos.

En los hechos violentos fallecieron dos policías, un adolescente y un periodista, hubo saqueos, destrucción de edificios e infraestructura pública, así como la eliminación de símbolos del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Ahora parte de los nicaragüenses demandan la renuncia de Ortega y de su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, a quienes acusan, entre otros, de liderar un Gobierno corrupto, represor, indolente, y violador de los derechos humanos y de la Constitución Política. ACAN-EFE

lfp/lbb/mah

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.