HRW ve escaso el castigo a militares de EEUU por bombardeo a hospital afgano

La ONG Human Right Watch (HRW) condenó hoy la supuesta decisión de Estados Unidos de imponer "sólo" sanciones administrativas a once militares por el bombardeo de octubre contra un hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Afganistán, al considerarla un "insulto" para las familias de los 42 fallecidos.

"Esto significa cartas de reprimenda y otros castigos no criminales para aquellos que ordenaron y llevaron a cabo el ataque. Por buenas razones, las familias de las víctimas verán esto como una injusticia y un insulto", indicó la organización en un comunicado.

El bombardeo, que se produjo durante la toma talibana de la ciudad de Kunduz (norte) y causó 42 muertos y 37 heridos, fue calificado por el Pentágono de "error" y llevó al presidente estadounidense, Barack Obama, a pedir disculpas a MSF.

Tras analizar información de las partes implicadas, HRW descubrió una "base sólida para determinar que existe responsabilidad criminal", según la nota, difundida después de que en los últimos días varios medios se hiciesen eco de la supuesta decisión de Washington.

En una investigación interna hecha pública en noviembre, el Pentágono concluyó que se produjo un error humano por fallos en los sistemas y los procedimientos de actuación, razón por la que suspendió a los militares directamente relacionados con este incidente.

"El débil historial del sistema judicial del Ejército estadounidense a la hora de perseguir supuestos crímenes de guerra en Afganistán e Irak evidencia la necesidad de una investigación criminal fuera de la cadena de mando del Ejército", advirtió HRW.

El ataque aéreo se produjo en el marco de la contraofensiva de las tropas afganas por recuperar Kunduz de manos de los talibanes, cuya toma temporal fue su mayor logro militar desde el fin de su régimen en 2001 tras la invasión de EE.UU.

Al menos 14 trabajadores de MSF, 24 pacientes y 4 familiares que ayudaban en el centro sanitario perdieron la vida en la acción.

Poco después del incidente, el portavoz del Ministerio del Interior afgano, Seddiq Seddiqi, justificó el bombardeo asegurando que "entre 10 y 15 terroristas se ocultaban en el hospital".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.