González Díaz: "La desnutrición está lastrando el desarrollo de Guatemala"

Pablo L. Orosa

Guatemala, 20 mar (ACAN-EFE).- La pizarra del despacho de Germán González Díaz, el máximo responsable de la lucha contra la desnutrición en Guatemala, está plagada de números y lugares; de ideas con las que frenar la gran amenaza para el futuro del país centroamericano. El 46 por ciento de los niños tiene hambre.

"La desnutrición está lastrando el desarrollo de Guatemala", sentencia el secretario general de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan) en una entrevista con Efe.

González Díaz es de los pocos altos cargos de la administración que no ha sido cesado de su cargo con la llegada del nuevo gobierno, el pasado enero y encabezado por Jimmy Morales.

Su valía, reconocida, y la experiencia negativa de los continuos vaivenes en la lucha contra la desnutrición han llevado al nuevo presidente guatemalteco a confiar en este hombre de rostro afable y verbo decidido para dar cumplimiento a su plan.

Una reducción del 10 por ciento de la desnutrición crónica durante sus cuatro años de mandato, "en niños menores de 2 años", puntualiza González Díaz.

"Cuando se haga el 10 por ciento de reducción de la desnutrición crónica en niños menores de dos años eso va a impactar casi en la misma proporción en el índice general", explica.

Organismos internacionales han calificado esta meta como "muy ambiciosa": "Será una carrera grande", aseguró a Efe la Coordinadora Residente de la ONU en Guatemala, Valerie Julliand.

Con una propuesta de "intervenciones focalizadas" en embarazadas y menores de dos años, los grupos clave para atacar la desnutrición, el objetivo es "más factible", subraya González Díaz.

Actualmente, el 46 por ciento de los menores sufren desnutrición crónica en el país, unos "rostros hinchados" que se disparan en las zonas indígenas, donde la media de niños afectados oscila entre el 65 y el 70 por ciento, con picos en localidades del departamento de Huehuetenango que alcanzan el 90 por ciento.

"Es un problema estructural de toda Guatemala", aclara González Díaz. De las localidades urbanas, de las áreas rurales. Aunque es ahí, en el mundo indígena del Corredor Seco, donde el hambre derruye la imaginación de los niños, incapaces de soñar con un plato que no sea "tortillas con sal".

"Coordinación, clarificación, focalización e intensificación" son las cuatro claves del programa de Morales contra la desnutrición, con el que espera hasta "doblar" el ritmo de la reducción anual, cifrada en un 1 por ciento anual los últimos 8 años.

"Guatemala ha reducido la desnutrición crónica, pero es un ritmo muy lento. Debería ser un ritmo más rápido", y para lograrlo, además de recursos económicos, lo fundamental es "aprender las lecciones del pasado" y lograr una coordinación efectiva de las medidas: "acciones al mismo hogar y al mismo tiempo".

"Mucho se habla de recursos financieros adicionales, pero lo que tenemos que hacer es ser más eficientes con los recursos existentes", subraya González Díaz.

La prevención, la denominada "ventana de los mil días", es junto a la atención primaria la clave para frenar la desnutrición: "Una vez un niño tiene desnutrición crónica y pasa la barrera de los 5 años la situación es irreversible".

Por ello, el plan de la Sesan contra la desnutrición crónica, que será presentado antes de finalizar el próximo mayo, aboga por cambiar los hábitos de los hogares y las comunidades, por romper el círculo vicioso del hambre.

"Un niño que no está bien nutrido va a tener menos oportunidades de acudir a la escuela y su retención escolar va a fallar. Sin los años de escolaridad suficientes va a tener un empleo poco remunerado. En el país tenemos un 70 por ciento de mano de obra no cualificada, y esos menores ingresos repiten el ciclo", apunta.

"Es un círculo vicioso y si Guatemala no lo soluciona lo más pronto posible no vamos a llegar al desarrollo", añade.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.