Exposiciones del Cervantino muestran unión entre exiliados españoles y México

Gilberto Bosques, Walter Reuter y Juan Negrín Fetter protagonizan, en el marco del Festival Internacional Cervantino (FIC), tres exposiciones fotográficas que siguen la pista a los valores de la II República Española y cómo estos llegaron a México tras la Guerra Civil (1936-1939).

En esta 44 edición del FIC de la mexicana ciudad de Guanajuato, en la que España es país invitado, era necesario mostrar la "última aportación" más destacada de ese país a México, el exilio republicano, afirma a Efe el curador de las exhibiciones, Ariel Arnal.

Con la llegada al país latinoamericano de cerca de un millón de personas exiliadas, incluyendo grandes intelectuales, también se trasladaron sus valores, "que son universales".

"Estamos hablando de solidaridad, de generosidad, de mirar al otro, verse como espejo; eso es la República Española", subraya.

El recorrido que engloba estas tres exposiciones comienza con las salas dedicadas a Walter Reuter (1906-2005), fotógrafo nacido en Berlín que llegó a España tras el ascenso de Hitler al poder en Alemania, en 1933.

La muestra recoge algunas fotografías que su cámara tomó antes de la Guerra Civil, las cuales dan paso a imágenes del conflicto, como las del crucero "Libertad", buque insignia de la Marina de la República, así como las de los primeros desplazados.

Pese a que las fotografías están tomadas en momentos de conflicto, muchos de los personajes inmortalizados por Reuter muestran una sonrisa.

Ello se vincula a que el alemán "tenía un don: ver lo bello y lo positivo en cualquier situación", señala a Efe Hely Reuter, su hija, quien se encarga de un archivo que ronda los 97.000 negativos y del que espera que, en algún momento, sea acogido por una institución.

Como muestra del optimismo de Reuter, Hely cuenta como anécdota que cuando su padre fue llevado como prisionero a Argelia (enviado por las autoridades francesas, después de que saliera de España), encadenado en un tren, decía "que era un privilegio, que no cualquiera podía contar eso".

La "bisagra" entre España y México y el punto de unión en las tres exposiciones es Gilberto Bosques, quien en su trabajo de cónsul mexicano en Francia ayudó a miles de exiliados a atravesar el Atlántico, entre ellos Reuter, en 1942.

Bosques (1892-1995) es "el mal llamado Oskar Schindler mexicano", pero cada vez que le hacían esa comparación él la rechazaba y decía: "Schindler hizo las cosas porque él quiso; yo soy el representante de la política exterior de todo un Gobierno", refiere Arnal, destacando la humildad del diplomático.

Su exposición aúna fotografías protagonizadas por Bosques, tanto en solitario como acompañado por personajes como Fidel Castro.

Asimismo, plasma escenarios clave en su trabajo con los exiliados españoles, como el puerto de Marsella, de donde salían los barcos rumbo a América, o el Castillo de Reynarde, una de las residencias que el Gobierno mexicano rentó para acoger a los refugiados.

Uno de estos exiliados que pasaron por México fue Juan Negrín López, quien fuera presidente del Gobierno de la II República.

Su nieto, Juan Negrín Fetter (1945-2015), cuando estuvo en Guadalajara (occidente de México), le llevaron a ver una exposición de arte wixárika (huichol), lo que le impresionó tanto que realizaría un labor con este pueblo originario que se extendería por 45 años, dice a Efe Diana Negrín, hija del artista.

Lo que recoge la última muestra es la fotografía de Negrín Fetter sobre el pueblo huichol (cuyas comunidades se asientan en el oeste mexicano, principalmente en los estados de Jalisco y Nayarit), con la que retrató sus rituales, fiestas, ofrendas y peregrinaciones.

Negrín mostró un interés por las culturas indígenas debido a la influencia de su abuelo y sus padres, que le dieron "valores humanitarios no limitados a un territorio nacional", considera su hija Diana, quien añade que los wixárikas, por su parte, le dieron "una raíz que no había tenido como hijo de exiliado".

Las tres muestras, que se exhiben en la Alhóndiga de Granaditas de Guanajuato, estarán acompañadas por la proyección del documental "Visa al paraíso" (2010), de Lilian Liberman, que narra cómo fue el trabajo de Bosques en Marsella.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.