Exjefe del Ejército sursudanés no lamenta sus acciones tras sanciones de EEUU

El exjefe del Estado Mayor del Ejército de Sudán del Sur Paul Malong Awan, sancionado por Estados Unidos por amenazar la paz y extender el conflicto en el país, aseguró hoy a Efe que "no lamenta" sus acciones porque las llevó a cabo en cumplimento de su "deber constitucional".

"Estaba cumpliendo con mis deberes estipulados en la Constitución del país y las leyes del Ejército", dijo Awan, quien agregó que no se arrepiente de lo que hizo, a pesar de que Washington lo haya incluido en la lista de sanciones por sus actos durante el tiempo que estuvo a la cabeza del Ejército.

"No lo lamento, ya que estaba cumpliendo con mi deber", sentenció Malong Awan.

El pasado miércoles, el Departamento del Tesoro de EE.UU. anunció la imposición de sanciones a tres responsables de Sudán del Sur -el ministro de Información, Michael Makuei; el comandante adjunto de Defensa, Malek Ruben, y el exjefe del Estado Mayor del Ejército Malong Awan- tras acusarles de "minar la paz, la seguridad y la estabilidad".

Malong Awan fue inculpado de seguir políticas que amenazan la paz y la estabilidad del país, extienden el conflicto y obstaculizan la reconciliación y el proceso de paz, al tiempo que dificultan las actividades de las misiones internacionales de mantenimiento de la paz y humanitarias en Sudán del Sur.

Por otra parte, Malong Awan negó a Efe que haya amasado una fortuna y que se haya beneficiado del conflicto durante su mandato, como asegura el Departamento del Tesoro.

El pasado 10 de mayo, el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, cesó de su cargo al hasta entonces su brazo derecho Paul Malong Awan, debido a tensiones surgidas entre ambos.

Sudán del Sur es escenario de un conflicto civil que estalló en diciembre de 2013 entre fuerzas leales al presidente del país de la etnia dinka, y al entonces vicepresidente, Riek Machar, de la tribu nuer, acusado de orquestar un golpe de Estado contra el primero.

A pesar de que ambas partes firmaron un acuerdo de paz en agosto de 2015, la violencia se reanudó en julio de 2016 y ha ido en aumento en los pasados meses, lo que ha causado una mayor necesidad de asistencia humanitaria en varias regiones del país.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.