España premia a científica y a guitarrista por llevar talento español a EEUU

La científica María Leavitt y el guitarrista flamenco Torcuato Zamora recibieron este lunes en Washington condecoraciones al Mérito Civil por una vasta trayectoria durante la que han exportado el talento español a Estados Unidos.

El embajador de España en EE.UU., Ramón Gil-Casares, entregó, en nombre del rey Felipe VI, la Orden al Mérito Civil al guitarrista Torcuato Zamora y la condecoración a la Orden del Mérito Civil a María Leavitt, fundadora de la Asociación de Científicos Españoles en EE.UU. (ECUSA).

Los condecorados llegaron desde España hace décadas y se abrieron paso profesionalmente en Estados Unidos, si bien en dos campos muy distintos, ambos igual de competitivos.

Torcuato Zamora, original de Almería, se mudó a Barcelona durante su infancia donde comenzó a tomar clases de guitarra a la edad de cinco años con los maestros Ramón Delgado y Graciano Tarragó.

El guitarrista salió de España por primera vez en 1958 rumbo a Luxemburgo, donde conoció al director de una televisión belga que esperó a que Zamora terminara su servicio militar y se lo llevó al centro de Europa a que emprendiera su carrera artística internacional.

Pero, en el corazón de Europa, Zamora se enamoró de una mujer de Texas, que se convirtió en su esposa y su bailaora.

Se mudaron a Estados Unidos, donde se casaron, tuvieron hijos y comenzaron una compañía de flamenco que ha llevado el baile español al área de Washington.

"Cuando llegué, yo era guitarrista clásico, pero me reconvertí al flamenco", ya que era lo que se le pedía en EE.UU., explicó a Efe el artista.

Por su parte, María Leavitt también vivió un proceso de "reinventarse" personal y profesionalmente desde que aterrizó en EE.UU., según contó a Efe la biotecnóloga.

"En este país tienes que ser proactivo. Existe una ética de trabajo tremenda, de compromiso con la sociedad", valoró Leavitt.

La científica llegó a Estados Unidos tras casarse con un militar estadounidense, y viajó por todo el país, en cada lugar ejerció diferentes profesiones, tomó cursos de arte y ciencia e hizo voluntariados en organizaciones sin ánimo de lucro y parroquias.

A pesar de haberse licenciado en Ciencias por la Universidad Complutense de Madrid, una vez en EE.UU. hizo el salto a la literatura, se sacó una maestría y llegó a dar clases universitarias durante un paréntesis de seis años.

Pero la vocación científica le llamó de vuelta, se matriculó en la escuela de Medicina de la Universidad de Maryland y obtuvo un máster que le permitió reemprender su carrera científica.

"Si estás dispuesto a hincar codos, en EE.UU. consigues lo que quieras", reivindicó la pionera, que se especializó en endicronología con experimentos con simios babuinos e investigó en inmunología para encontrar una cura contra el SIDA.

Pero con cincuenta años se volvió a "reciclar" y desde hace ya una década examina la concesión de patentes de Estados Unidos, en la Organización de Patentes y Comercio de EE.UU., desde donde a día de hoy se han expendido 9 millones de patentes.

Este departamento constituye un "nexo" de todas las ciencias, según Leavitt, desde las células madre, tratamientos genéricos, convectores víricos de animales transgénicos que se utilizan para el crecimiento de órganos que se usarán para trasplantes.

"Me gusta lo que hago porque ha sido una especie de culminación de distintos campos de la ciencia" y que le obliga a "estar a la última" de todas las especialidades, explicó la científica tras recibir la condecoración.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.