Errejón reprocha a Iglesias que use la alcaldía de Madrid para un cambio de cromos

Los afines al número dos de Podemos critican que se le trate de apartar de la política nacional con la oferta para suceder a Manuela Carmena  

iglesias-errejon--644x362

El intento de Pablo Iglesias de sacarse de encima a Íñigo Errejón colocándole como candidato a la Alcaldía de Madrid ha producido el enésimo terremoto en Podemos. La operación del líder del partido para situar a su hasta ahora número dos como sustituto de Manuela Carmena no ha gustado a los 'errejonistas'. No solo se ha recibido como un intento de desplazar a Errejón a la política municipal, sino que además se valora que Iglesias se ha extralimitado en su propuesta al apropiarse de un asunto que le corresponderá decidir en su momento a Ahora Madrid, una coalición en la que Podemos es la formación de mayor peso pero de la que también forman parte otras fuerzas que se han visto ninguneadas.

Pese al malestar generado entre los 'errejonistas', Iglesias insistió este martes en que el Ayuntamiento madrileño sería un buen destino para su número dos en el caso de que salga derrotado de Vistalegre II. «Errejón -según el líder de Podemos- entiende que tenemos dos proyectos distintos y que esos proyectos tienen que confrontar democráticamente, y si gana el suyo, el será él líder nacional de Podemos, y si gana el mío, sería yo. Pero me parecería muy sensato que Íñigo pudiera dar ese paso. Sería un excelente candidato que podría ganar tanto el Ayuntamiento como en la Comunidad». El secretario general trató de quitar hierro a la polémica y aseguró que él y Errejón han hablado en distintas ocasiones sobre el salto del segundo a la política municipal o autonómica, un paso que el secretario político rechaza.

Horas más tarde le respondía el secretario político con un nuevo cruce de declaraciones desde los medios de comunicación que practican desde hace semanas. En tono duro, aseguró que el Ayuntamiento de la capital «no es una parada en boxes para poner a nadie». Si las dos máximas figuras de Podemos han hablado de esta posibilidad de las palabras del secretario político no se puede confirmar. «La Asamblea Ciudadana de Podemos -añadió- no es un intercambio de cromos, y muchos menos un intercambio de cromos que no son nuestros. Hay que tener respeto a las candidaturas municipalistas y a los compañeros que lo están haciendo muy bien en el Ayuntamiento de Madrid».

Rita Maestre, portavoz en el ayuntamiento de la capital y una de las figuras más destacadas entre los 'errejonistas', también calificó la oferta de intento de apartar al número dos del partido de la primera línea nacional. Consideró que es una intromisión en la lista que tenga que elaborarse para las elecciones municipales de 2019 en la que Iglesias no puede decidir quién es candidato y quién no. «Es -añadió- una falta de respeto grave a nuestra candidatura (ella fue la número tres en la candidatura de 2015) y espero que no vuelva a suceder»

Esta nueva polémica vuelve a poner de manifiesto la casi imposibilidad de que Iglesias y Errejón sigan codo con codo tras el próximo domingo, cuando uno de los dos saldrá derrotado de Vistalegre II. Iglesias renunciará a su cargo al frente del partido si pierde, mientras que si gana parece interesado en buscar un puesto para su número dos lejos de él y de la política nacional.

«Conspiradores»

Otro frente que mantiene abierto Iglesias es el originado por las acusaciones de Luis Alegre contra su entorno más próximo, al que tachó de «círculo de conspiradores». Alegre fue cofundador de Podemos y hasta hace poco uno de los principales colaboradores del líder del partido junto a Irene Montero, Rafa Mayoral o el diputado Juanma del Olmo. Maestre, que también habló de camarilla de «conspiradores», denunció que «esta dinámica de filtraciones, como las manifestaciones públicas, como la campaña del día de Nochebuena, indican que hay un cierto entorno alrededor de Pablo que lo que pretende es apartar no sólo a Errejón sino a una posición política fundamental en Podemos».

Quien también salió en defensa de Alegre fue el exfiscal Anticorrupción Carlos Jíménez Villarejo, quien obtuvo un acta de eurodiputado en las elecciones de mayo de 2014 en las que Podemos irrumpió en la política nacional. Jiménez Villarejo abandonó Podemos por sus desavenencias políticas con Iglesias y el rechazo de la formación a facilitar la investidura del socialista Pedro Sánchez. El exfiscal consideró que si Alegre, al que define como su «gran compañero» en Podemos, «ha escrito una carta en esos términos naturalmente está cargado de razón».

En este cruce de declaraciones constante el encargado de salir en defensa del líder del partido fue una vez más Pablo Echenique. Para el barón aragonés, pensar en conspiraciones o que un grupo de dirigentes actúan a la espalda de Iglesias es «una teoría» que se cae por su propio peso.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.