Enigma, la 'revolución gastro' de Albert Adriá

borrador-automatico-521-759x500

Olvídese de todo lo que ha visto hasta ahora. Enigma, el nuevo restaurante barcelonés de Albert Adrià, inaugurado finalmente el pasado 3 de enero después de posponer la apertura un par de veces, es diferente. Único. Quizá hasta denominarlo 'restaurante' resulta bastante inapropiado. El crítico gastronómico y subdirector de El Periódico, Pau Arenós, lo ha definido como 'postrestaurante'. Y, en cierto modo, así es, porque Enigma va un paso más allá: sin un comedor central donde degustar los platos, a la manera de los establecimientos tradicionales, es el visitante el que se traslada por las diferentes áreas del espacio para probar las creaciones del equipo de Adrià.

Hasta la propia manera de acceder al local es original: cuando reserva (únicamente a través de su web), el comensal recibe una clave numérica. Es el código que debe introducir en la puerta que se encuentra a la altura de los números 38-40 de la calle Sepúlveda, en el Paral·lel barcelonés, para acceder a Enigma, un espacio de 700 metros cuadrados donde la liturgia es de una intimidad casi japonesa, con solo seis personas por grupo y no más de cuatro grupos por noche: 24 huéspedes como máximo que reciben un servicio cálido y cordial del equipo de sala, que es el encargado de guiarlos por los siete espacios del local.

Seguir leyendo en Código Único

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.