El viaje del papa a México, el cuarto de su pontificado a Latinoamérica

La visita del papa Francisco a México, del 12 al 18 de febrero próximo, es la cuarta del pontífice al continente americano, después de su viaje a Cuba, Ecuador, Bolivia y Paraguay en 2015 y a Brasil, en 2013.

El primer papa latinoamericano visitó América Latina en julio de 2013 en su primer viaje internacional como pontífice y a los pocos meses de su elección.

Los días 22 al 29 de julio de 2013 visitó Brasil y recogió el testigo de su antecesor, Benedicto XVI, para presidir en Río de Janeiro la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

En Brasil ofició su primera misa pública como pontífice en el Santuario Nacional de Aparecida, patrona del país; presidió otra multitudinaria eucaristía en la playa de Copacabana, con la que inauguró oficialmente la JMJ y visitó la comunidad de Varghinha, en el complejo de favelas de Manguinhos.

El segundo viaje del papa Francisco a América Latina tuvo lugar del 5 al 13 de julio de 2015 y los países de destino fueron Ecuador, Bolivia y Paraguay.

En Ecuador, visitó las ciudades de Quito y Guayaquil, estuvo en el Santuario de la Divina Misericordia, mantuvo encuentros con la comunidad religiosa y civil, y ofreció dos misas multitudinarias, la primera de ellas dedicada a la familia.

En Bolivia, estuvo en La Paz, donde mantuvo un encuentro con las autoridades civiles en la catedral, y en la cárcel de Palmasola, en Santa Cruz, y participó en el II Encuentro Mundial de los Movimientos Populares.

En Paraguay visitó el hospital pediátrico Niños de Acosta Ñu y la población del Bañado Norte, una de las más pobres de la capital Asunción y presidió una misa en la explanada del santuario mariano de Caacupé.

Cuba fue el siguiente destino de su tercera visita a América Latina, que el papa Francisco realizó los días 19 al 22 de septiembre de 2015.

El pontífice visitaba la isla caribeña, como primera etapa del viaje que le llevó también a Estados Unidos y después de su mediación en el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana.

En Cuba, el papa Francisco ofició dos misas multitudinarias, se reunió por separado con los hermanos Raúl y Fidel Castro y mantuvo encuentros con jóvenes, familias y religiosos.

Se despidió de la isla con un llamamiento a "sembrar la reconciliación" y con el mensaje de que la Iglesia "quiere tender puentes" y "romper muros".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.