El CPJ pide que EEUU no exija claves de redes sociales para entrar en país

El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, con siglas en inglés) reclamó hoy, junto a más de 40 organizaciones, que EEUU no exija información y contraseñas de perfiles de redes sociales para entrar en territorio estadounidense, como se plantea el Departamento de Seguridad Nacional.

"Pedir información de acceso (a las redes sociales) es un ataque directo a los derechos fundamentales y debilitaría, en lugar de promover, la seguridad nacional", dice una carta remitida al secretario de Seguridad Nacional, John Kelly.

La petición se divulgó después de que Kelly afirmara ante un comité el pasado mes de febrero que EEUU estudia la posibilidad de pedir estos datos personales a todo aquel que quiera pisar suelo estadounidense.

La misiva conjunta también expresa preocupación por informaciones recibidas sobre varios casos en los que oficiales de inmigración de EEUU han solicitado acceso a aparatos digitales y datos de redes sociales tanto a refugiados como a inmigrantes con visados, residentes permanentes y ciudadanos estadounidenses.

"Esta información indica que los oficiales (de inmigración) están interrogando a los viajeros sobre sus opiniones políticas y religiosas y analizando sus hábitos de lectura y visualización, fuentes de noticias y comunicaciones privadas", agrega el texto.

Además, opinan las organizaciones, la posible exigencia de claves de redes sociales por parte de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza "incrementarán espectacularmente los riesgos de seguridad para los ciudadanos de EEUU, que se enfrentarán peticiones similares en fronteras extranjeras".

"Un mundo en el que cada viajero quizá tenga que dar acceso a sus identidades en la red al gobierno es menos seguro para todo el mundo", insiste la carta.

Asimismo, los grupos argumentan que el acceso a las redes sociales de los viajeros y su análisis produciría una cantidad ingente de información de escasa utilidad y que supondría "una intrusión en las relaciones profesionales confidenciales".

Razonan también que este "interrogatorio invasivo sobre la actividad en las redes sociales" afectará especialmente a los musulmanes, teniendo en cuenta que este grupo es objeto del veto migratorio del presidente de EEUU, Donald Trump.

Por ello, la agrupación afirmó haberse unido a más de dos docenas de organizaciones en una petición que insta a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, el Alto Comisionado para los Refugiados y a la Organización Internacional para la Migración a que investiguen la propuesta de Kelly.

El pasado mes de febrero, el CPJ ya publicó junto a más de 100 organizaciones de periodistas un comunicado en el que se oponían a este "asalto directo sobre los derechos fundamentales".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.