EEUU y Filipinas han establecido patrullas en el mar de China Meridional

El secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter, confirmó hoy que EEUU y Filipinas efectúan patrullas marítimas en el mar de China Meridional, un territorio que Pekín considera propio en su mayor parte, y anunció el aumento de la presencia militar en el país asiático.

La vigilancia se realiza en la parte de ese mar que Filipinas reclama como demarcación nacional.

"Iniciamos patrullas marítimas conjuntas en el mar de China Meridional el mes pasado", dijo Carter en una rueda de prensa en Manila transmitida en directo por las cadenas de televisión local.

El jefe del Pentágono, que llegó a Manila la víspera, explicó que las rondas buscan mejorar la capacidad de Filipinas y "contribuir a la seguridad marítima de la región", amenazada por la construcción de importantes infraestructuras por parte de Pekín en zonas del mar de China Meridional, cuya soberanía reclaman varios países.

"Los actos de China están causando ansiedad y aumentan la tensión en toda la región de Asia-Pacífico", indicó Carter, acompañado en la rueda de prensa por el ministro de Defensa de Filipinas, Voltaire Gazmin.

El político estadounidense descartó que las patrullas conjuntas tengan como objetivo crear inestabilidad o conflicto con China.

"Varios países nos han expresado sus preocupaciones por las acciones de China, y nosotros queremos apoyarles y ayudarles a estabilizar la zona, no crear tensiones", señaló Carter.

China, Taiwán y Vietnam reclaman la soberanía de las islas Paracel, y los tres anteriores más Brunei, Filipinas y Malasia se disputan total o parcialmente la propiedad de las Spratly, por citar los litigios principales.

El secretario estadounidense de Defensa también anunció un aumento de la presencia militar estadounidense en Filipinas, como permite el acuerdo firmado por ambos países en enero.

En concreto, la base aérea de Clark, situada a unos 100 kilómetros al norte de Manila, acogerá cinco aviones de combate A10 Thunderbolt, tres helicópteros de búsqueda y rescate HH-60G Pave Hawk y un avión MC-130h Combat Talon, además de al menos 200 personas de la Fuerza Aérea.

El objetivo es iniciar patrullas aéreas conjuntas por el espacio aéreo filipino, incluido el que se adentra en el mar de China Meridional.

Un contingente de 75 militares estadounidenses, la mayoría marines, y que se renovará de forma periódica también permanecerá en Filipinas.

EEUU construirá instalaciones en las bases de Clark y Subic, ambas en la isla de Luzón (norte); Antonio Bautista, en Puerto Princesa (oeste); Mactan-Benito Ebuen, en Visayas (centro); y Lumbia, en Mindanao (sur).

"Nada nos va a impedir defender las cuestiones más básicas como la libertad de navegación y de vuelo", manifestó Carter, que hoy se reunió con el presidente filipino, Benigno Aquino, y el secretario de Asuntos Exteriores, Jose Almendras.

El secretario de Defensa estadounidense tiene previsto clausurar mañana las maniobras conjuntas Balikatan 2016, que empezaron a principios de abril con la participación de unos 10.000 soldados de ambos países, incluido un pequeño contingente australiano.

El sábado, Carter abandonará Filipinas camino de Emiratos Árabes Unidos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.