EEUU niega papel de centro de estudios estadounidense en el golpe en Turquía

Estados Unidos advirtió hoy que la retórica antiestadounidense y las "teorías de la conspiración" son negativas para la relación con Turquía, después de que la prensa turca acusara a un centro de estudios estadounidense, el Wilson Center, de estar detrás del fallido golpe de Estado en julio.

Una portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Elizabeth Trudeau, aseguró que Washington ha expresado a Ankara su preocupación por las acusaciones contra el Wilson Center, que llevan varios días activas en la prensa turca.

"Este tipo de teorías de la conspiración, de retórica inflamatoria, no ayudan en absoluto (a la relación). Hemos hablado con nuestros homólogos turcos sobre ello", dijo Trudeau en su conferencia de prensa diaria.

Los diarios progubernamentales "Yeni Safak" y "Aksam" han acusado al director del programa de Oriente Medio en el Wilson Center, Henri Barkey, de estar detrás del golpe fallido del pasado 15 de julio en Turquía, como agente secreto de la CIA.

Las acusaciones se basan en que, cuando se produjo el golpe, Barkey estaba en una isla cerca de Estambul en una reunión con otros académicos, considerada por "Yeni Safak" un "encuentro secreto" destinado a promover la asonada.

El Wilson Center, una prestigiosa organización no partidista inaugurada en 1968, ha rechazado las acusaciones y defendido que el encuentro estaba destinado a conversar sobre las relaciones de Irán con sus vecinos un año después de la firma del acuerdo nuclear.

"No hubo nada clandestino o siniestro sobre la conferencia, que reunió a especialistas en Irán, Turquía y Oriente Medio" y comenzó a organizarse en diciembre, escribió hoy Haleh Esfandiari, una compañera de Barkey en el Wilson Center, en la página web del centro de estudios.

"Turquía ha contraído la paranoia de Irán", declaró Esfandiari al asegurar que, como en el país persa, "las interacciones normales entre académicos en Turquía están siendo pintadas como parte de un complot de EEUU para aumentar su influencia y derrocar regímenes".

Las relaciones entre Estados Unidos y Turquía se han debilitado a raíz del golpe, dado que el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan acusa de la asonada a su adversario político Fethullah Gülen, residente en EEUU.

El ministro turco de Justicia, Bekir Bozdag, advirtió hoy de que EEUU "sacrificará" las relaciones con Turquía si no extradita a Gülen, como ha solicitado el Gobierno turco.

Preguntada al respecto, la portavoz del Departamento de Estado se limitó a indicar que Washington está examinando la solicitud de extradición de acuerdo con el tratado bilateral sobre el tema y que ese proceso será "técnico" y no estará guiado por la "emoción o la retórica política".

En cuanto a la reunión de hoy entre Erdogan y el presidente ruso, Vladímir Putin, la portavoz estadounidense aseguró que ese encuentro "no debilitará la relación entre Turquía y EEUU" y destacó que Ankara y Moscú tienen en común su lucha contra el Estado Islámico (EI).

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.