EEUU despide a Santos con promesa de fondos y presión en el área de justicia

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, cerró hoy su visita oficial a EEUU con la promesa de una nueva fase en la asistencia financiera a su país, pero también la llamada de Washington a garantizar una "justicia significativa" en los casos de crímenes cometidos por el Ejército y los paramilitares.

En su última jornada en Washington, Santos se reunió con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el colombiano Luis Alberto Moreno; la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, y el secretario de Estado de EEUU, John Kerry.

Con Kerry mantuvo un almuerzo de trabajo en el que conversaron sobre los "asuntos difíciles" que quedan por resolver para cerrar un acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), según explicó el jefe de la diplomacia estadounidense.

"Entre ellos están los planes de desarme y desmovilización de las FARC, y medidas para asegurar la rendición de cuentas por las atrocidades cometidas en tiempos de guerra", explicó Kerry en una conferencia de prensa junto a Santos.

"Se cometieron terribles abusos de derechos humanos no solo por parte de los grupos rebeldes, sino también por el Gobierno, por los paramilitares. Esos abusos también tienen que acabar y debe haber rendición de cuentas", añadió.

El jefe de la diplomacia estadounidense recordó que, cuando era ministro de Defensa de Colombia, Santos ayudó al país a "afrontar un oscuro capítulo" de su historia, el de las ejecuciones extrajudiciales conocidas como "falsos positivos".

"Hoy damos la bienvenida a su compromiso para asegurar que el acuerdo (de paz) garantiza una justicia significativa para ese y otros crímenes", agregó.

En diciembre, el Gobierno colombiano y las FARC alcanzaron un acuerdo sobre las víctimas que incluye la creación de una jurisdicción especial para juzgar los crímenes cometidos durante el conflicto, incluido un régimen diferenciado para los militares y policías que hayan incurrido en violaciones de la ley.

Ese plan ha generado críticas de la organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW), que en diciembre consideró que ese acuerdo puede favorecer la "impunidad".

Este jueves, el presidente de EEUU, Barack Obama, anunció "Paz Colombia", una segunda fase del "Plan Colombia" que durante los últimos 15 años canalizó la ayuda estadounidense al país andino para luchar contra el narcotráfico y la guerrilla.

El nuevo plan está diseñado para aplicarse después de la firma de un acuerdo de paz con las FARC, y, para apoyarlo, Obama solicitará la próxima semana al Congreso más de 450 millones de dólares (400 millones de euros) en el presupuesto del año fiscal 2017, una cifra superior a los 296 millones (264 millones de euros) otorgados este año para Colombia.

Tanto Santos como Kerry aseguraron hoy que Estados Unidos no ha puesto "ninguna" condición para el aumento de la ayuda bilateral.

"Condiciones del Gobierno del presidente (Barack) Obama, ninguna. Esta es una cooperación entre países amigos por beneficios comunes, si a Colombia le va bien, le va bien a EEUU", aseguró Santos.

Las FARC han indicado en ocasiones que su salida de las listas de organizaciones terroristas que mantienen EEUU y la Unión Europea (UE) sería útil para poder cerrar el acuerdo de paz, pero hoy Kerry aseguró que es "prematuro" hablar ese punto.

"Es completamente prematuro y poco apropiado hacer esa pregunta porque no hay paz, nada ha ocurrido para que esa pregunta sea relevante. Si se alcanza la paz y hay una razón para pensar en ello, pensaremos en ello, pero ahora no es el momento", apuntó Kerry.

Tras su almuerzo con Kerry, Santos se reunió con Lagarde, quien elogió la respuesta de Colombia ante la caída del petróleo y dijo que eso le ha permitido mantener un "desempeño notable" frente a otras economías.

La directora gerente del FMI también respaldó la reforma tributaria que ha planteado Santos con el objetivo de que entre en vigor en 2017, y opinó que un acuerdo de paz mejorará "el clima de inversión y crecimiento, especialmente en las zonas rurales".

Horas antes, durante su encuentro con Moreno en el BID, Santos afirmó que "el posconflicto es en realidad un gran plan de desarrollo" para reforzar las instituciones, reducir la desigualdad y potenciar la inversión en infraestructuras y energías limpias.

Santos se mostró, además, confiado en que el Congreso estadounidense, controlado por la oposición republicana, apruebe los fondos solicitados por Obama, y que si un republicano llega al poder en enero de 2017 siga comprometido con "Paz Colombia".

Santos escribió en la red de Twitter que abandonó Washington teniendo aliados que comparten su "visión de país próspero y en paz", y agregó que llegó "la hora de creer en nosotros, como cree el mundo".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.