EEUU condena el "genocidio" religioso del EI y los abusos de Boko Haram

Estados Unidos condenó hoy el "genocidio" cometido por el Estado Islámico (EI) con todo tipo de grupos religiosos y los "atroces" abusos de la organización yihadista Boko Haram de cristianos y musulmanes, además del aumento de leyes que penalizan la blasfemia y la apostasía en muchos países.

En su informe anual sobre la libertad religiosa en el mundo, publicado hoy y relativo a 2015, el Departamento de Estado de EEUU critica, además, que algunos Gobiernos europeos, como Hungría y Eslovaquia, mostraran su "preocupación sobre la entrada de inmigrantes y solicitantes de asilo" debido a su fe musulmana.

"Los grupos que no son estado, como el EI y Boko Haram, siguieron formando parte de los violadores más atroces de la libertad religiosa en el mundo" en 2015, dice el informe.

El pasado marzo, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, calificó por primera vez de "genocidio" las atrocidades cometidas por el EI contra yazidíes, cristianos y musulmanes chiíes en Irak y Siria, con el fin de contribuir a una eventual investigación internacional sobre esos crímenes.

El nuevo informe destaca que, el año pasado, el EI cometió ese genocidio contra "yazidíes, cristianos, chiíes" e incluso algunos suníes "en el territorio que controlaba, y fue responsable de actos bárbaros como asesinatos, tortura, esclavitud y tráfico de personas, violaciones y otros abusos sexuales".

En cuanto a Boko Haram, que juró lealtad al EI en marzo de 2015, el informe indica que "llevó a cabo ataques violentos e indiscriminados contra cristianos y musulmanes que denunciaron o se opusieron a su violenta ideología", con "montones de ataques a iglesias y mezquitas, en los que a menudo mataban a fieles durante la misa".

Estados Unidos también acusa al Gobierno sirio "y sus aliados de las milicias chiíes" de "matar, detener y abusar físicamente de suníes y miembros de grupos religiosas".

El informe considera como una de las tendencias más preocupantes en el mundo la prevalencia de "códigos legales que penalizan duramente la blasfemia y la apostasía", que "socavan derechos humanos universalmente reconocidos".

Como ejemplo, cita a Arabia Saudí, donde el poeta palestino Ashraf Fayad fue condenado a muerte por apostasía el año pasado (aunque esa sentencia se conmutó por ocho años de cárcel y 800 latigazos) y el bloguero Raif Badawi, condenado a diez años de cárcel y mil latigazos por difamar al islam.

También destacó casos de condenas a muerte por blasfemia o apostasía en Mauritania y Pakistán, dentro de una tendencia que "no está aumentando" respecto a otros años, pero que el Departamento de Estado ha decidido destacar "para que no se olvide", según dijo el encargado de libertad religiosa de EEUU, David Saperstein.

Las leyes sobre blasfemia y apostasía "son probablemente más prevalentes en países musulmanes pero también existen en otros", aseguró Saperstein en una conferencia de prensa.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.