Dinero y joyas para pagar la manutención

La_Unión_Europea_admite_que_ha_recolocado_solo_a_menos_de_90_refugiados_de_160.000__0

El ministro bávaro de Interior, Joachim Herrmann, confirmó al tabloide 'Bild' que los policías de su región han recibido orden de confiscar dinero en efectivo de los refugiados que llegan al país. Lo mismo sucede en el también sureño Estado federado de Baden-Württemberg. Al igual que Suiza o Dinamarca, la ley alemana establece que los peticionarios de asilo solo pueden conservar en su poder 750 euros en efectivo por persona y deben entregar el resto a las autoridades. Con ello se les aplica la misma política que a quienes reciben subsidios sociales en este país cuando se les ha agotado la ayuda al desempleo.

Aydan Özoguz, comisionada del Gobierno federal alemán para los refugiados, subrayó que «quien solicita asilo ante nosotros debe agotar sus ingresos y capital antes de comenzar a recibir ayuda pública». Ese capital no solo se refiere al dinero en efectivo, sino también a las joyas u otros objetos de valor, añadió la política socialdemócrata de origen turco.

El opositor partido La Izquierda protestó por lo que considera una práctica equivocada y propuso abrir más rápidamente a los refugiados las puertas del mercado de trabajo como un modo más adecuado de permitirles que contribuyan a su manutención.

En Dinamarca, esta disposición legal generó una tormenta política y hubo quien la comparó con la confiscación del patrimonio de los judíos por parte de los nazis. El Parlamento danés ha iniciado el debate del proyecto de ley sobre política de asilo, que incluye las confiscaciones como medida para costear la estancia de los refugiados, y limitar la reagrupación familiar. Se prevé que el proyecto sea aprobado la semana próxima por una amplia mayoría.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.