Denuncian nuevo arresto de maratonista que "corre contra Ortega" en Nicaragua

El veterano maratonista Alex Vanegas, que todos los días corre en protesta contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, fue arrestado nuevamente mientras se desplazaba sobre una calle de Managua, informaron hoy sus familiares.

Un grupo de Policías arrestó a Vanegas la mañana de ayer domingo cuando pretendía participar en una manifestación contra Ortega, que fue frustrada antes de su inicio al sureste de Managua, dijo su hijo, Byron Vanegas, a los periodistas.

La Policía Nacional incluyó a Vanegas dentro de un grupo de 38 personas capturadas el domingo, bajo el nombre de José Alejandro Vega Potoy, lo que causó confusión entre familiares y admiradores.

Vanegas, de 61 años, ya había sido detenido dos veces a inicios de septiembre pasado, para ser liberado horas después, aunque no se libró de torturas psicológicas, según denunció en su momento.

El maratonista es conocido por correr con una camisa de color azul y blanco, con las frases "Maratón por la justicia" y "Corro para correr a Ortega", impresas en el pecho y la espalda.

A pesar de que la Policía liberó a por lo menos 9 personas, de unas 40 capturadas el domingo, incluyendo a dos feministas arrestadas en el Aeropuerto Internacional de Managua, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) calificó las detenciones como "ilegales".

"Es una captura masiva irracional, ilegal, estamos preparando recursos de exhibición personal para las víctimas, porque o hay contenido que dé validez a estos arrestos", anunció el asesor legal del Cenidh, Gonzalo Carrión, en conferencia de prensa.

Antes de las capturas del domingo el Cenidh estimaba que el Gobierno mantenía en las cárceles de Nicaragua a 459 "presos políticos", denominados "terroristas" y "golpistas" por las autoridades, que reconocen más de 200.

La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Las organizaciones humanitarias locales elevan el número de muertos hasta en 512.

Ortega, quien ha reconocido 199 muertos, se considera víctima de un intento de "golpe de Estado".

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas de la seguridad social el 18 de abril pasado, y se convirtieron en una exigencia de renuncia tras las muertes registradas durante las manifestaciones.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.