Denuncian desaparición de maratonista en manos de la Policía de Nicaragua

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) denunció hoy la desaparición del veterano corredor de maratón Alex Vanegas, quien permanecía en una cárcel de la Policía pese a tener una orden judicial de libertad, tras participar en protestas contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

"Estamos en una situación en la que don Alex está desaparecido, la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) dice que lo envió a la cárcel La Modelo, y el Sistema Penitenciario Nacional aduce que ahí no se encuentra", dijo el abogado de la CPDH Pablo Cuevas a los periodistas.

Vanegas, de 62 años, fue arrestado el 2 de noviembre pasado por cantar el Himno Nacional de Nicaragua en honor a los cientos de manifestantes muertos en las protestas antigubernamentales y, aunque una jueza de Managua ordenó su libertad un mes después, la Policía lo mantiene retenido.

"No sabemos dónde se encuentra, si es real que la DAJ lo mandó a La Modelo y esta lo aceptó, es otra ilegalidad, porque las leyes dicen que para poder ingresar ahí el interno debe ir acompañado de un expediente, lo cual no es el caso porque don Alex tiene orden de libertad", explicó Cuevas.

El corredor de maratón había sido capturado en cinco ocasiones antes de su encarcelamiento definitivo, que los defensores de los derechos humanos califican de ilegal.

Vanegas es conocido por correr con una camiseta de color azul y blanco, los colores de la bandera nicaragüense, con las frases "Maratón por la justicia" y "Corro para correr a Ortega", impresas en el pecho y la espalda.

Es considerado por organismos humanitarios uno de los al menos 610 "presos políticos" del Gobierno de Ortega, que ha informado de 340, a los que califica de "terroristas", "golpistas" o "delincuentes comunes".

Dichos organismos, tanto locales como internacionales, afirman que desde el estallido social contra Ortega en abril pasado han muerto entre 325 y 545 personas en el marco de una crisis de la que responsabilizan al presidente.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha afirmado que existen argumentos para que el Gobierno de Nicaragua sea juzgado por crímenes de lesa humanidad.

Ortega rechaza las acusaciones y sostiene que ha sido víctima de un intento de "golpe de Estado" que ha tenido poco eco en la comunidad internacional, la cual exige pruebas.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, tras once1 años de Gobierno.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.