Comisión de la Verdad inicia tarea en Colombia para aclarar conflicto armado

La Comisión de la Verdad, creada a instancias del acuerdo de paz firmado entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC, empezó hoy la titánica tarea de elaborar un informe que ayude a esclarecer lo ocurrido en el conflicto armado del país, que dejó más de ocho millones de víctimas.

El inicio de las actividades de esta instancia comenzó con un colorido acto en Bogotá en el que se mezclaron exguerrilleros, entre ellos el jefe máximo del ahora partido FARC, Rodrigo Londoño, y políticos de las más diversas vertientes.

También asistieron mujeres y hombres que llevan en su memoria y en sus cuerpos señales del conflicto como Édgar Bermúdez, un policía que quedó ciego por la explosión de una mina antipersonal.

Igualmente tuvieron espacio sobrevivientes de la Unión Patriótica (UP), el partido de izquierdas que nació en 1985 de otra negociación de paz con las FARC y que fue prácticamente exterminado en los años siguientes mediante el asesinato sistemático de unos 4.000 de sus militantes.

Unos y otros, víctimas y agresores, pidieron que la Comisión ayude a buscar la verdad, a contar qué fue lo que pasó en uno de los periodos más oscuros de Colombia.

"Aquí, nos iguala, compromete y honra, el compromiso de responder (...) con el clamor de millones de colombianos que, en el territorio y el exilio, piden la verdad de lo que les pasó en el conflicto, de lo que nos pasó como sociedad", dijo el sacerdote jesuita Francisco de Roux, quien preside la Comisión, durante la instalación de este órgano.

De Roux añadió, en medio de aplausos, que "la verdad debe ser un bien público, un derecho y un deber ineludible cuando se trata explicar por qué la vida y la dignidad fueron arrasadas en miles de masacres, desapariciones forzadas, secuestros, asesinatos extrajudiciales".

Remarcó que la Comisión, que al cabo de tres años debe entregar un informe sobre el conflicto, tiene el mandato de esclarecer y promover el reconocimiento de prácticas y hechos en particular masivos que constituyen graves violaciones de los derechos humanos.

También deberá establecer las responsabilidades colectivas del Estado colombiano, sus gobiernos y poderes públicos, las instituciones y organizaciones, y los actores armados que tomaron parte en el conflicto.

"La verdad ha sido cubierta por el miedo y el terror, por intereses mezquinos y corrupción, por comportamientos inhumanos que se hicieron rutina. Vamos a ir a buscarla en la Colombia profunda con las Casas de la Verdad en los territorios y en el exilio para desde esa verdad construir desde la no repetición el país que todavía no conocemos", dijo De Roux.

La Comisión forma parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, que incluye además la Unidad para la Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

A ese órgano le corresponde además la elaboración del informe final del conflicto, que en 50 años causó más 8,5 millones de víctimas, entre muertos, heridos, secuestrados, desaparecidos y desplazados que reclaman la verdad.

Sobre los trabajos que comenzó a realizar la entidad, el comisionado Alejandro Valencia dijo a Efe que hoy arrancó una etapa pública y que "la idea es durante tres años tener un proceso muy participativo, muy pedagógico, donde muchas personas puedan hablar entre sí, nos escuchemos y puedan contar qué fue lo que pasó en el conflicto armado".

Por su lado, Londoño, presidente del partido FARC, dijo a Efe que Colombia espera que la "Comisión cumpla su papel, que es el de sentar las bases para una verdadera reconciliación, la cual tiene que ser sobre la base de la verdad, pero no la verdad del Estado ni de las FARC sino la verdad de la sociedad colombiana".

Entre tanto, la líder indígena Aída Quilcue remarcó que es trascendental para ellos "conocer la verdad, pero una verdad donde empecemos a descolonizar esa mirada discriminatoria y racista".

"Hemos tenido que salir de nuestros territorios, hemos sido víctimas de homicidios, estigmatización y revictimización", dijo.

De la Comisión forman parte cinco mujeres y seis hombres, entre ellos De Roux, quien la preside, además de Lucía González, Alejandra Miller, Ángela Salazar, Patricia Tobón, Marta Ruíz, Alejandro Valencia, Carlos Beristaín, Saúl Franco, Alfredo Molano y Carlos Ospina.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.