AI pide a gobernantes de EEUU, Cuba y Argentina que traten derechos humanos

Amnistía Internacional publicó hoy una carta abierta con motivo de la visita del presidente de EEUU, Barack Obama, a Cuba y Argentina, en la que pide a los gobernantes de los tres países que den prioridad a la situación de los derechos humanos y traten cuestiones como el cierre de la prisión estadounidense de Guantánamo, la libertad de expresión y el acceso a la justicia.

La carta, publicada en la web de la oficina de AI para América en Latinoen en México y dirigida a Obama y a sus homólogos cubano, Raúl Castro, y argentino, Mauricio Macri, afirma que en la próxima visita del gobernante estadounidense a esos países latinoamericanos "no puede dejarse de lado" la situación de los miles de emigrantes de la región que viajan a Estados Unidos.

"Casi 40.000 menores no acompañados y 40.000 familias más fueron detenidos al cruzar la frontera sur de Estados Unidos en 2015", mientras huían de la violencia e inseguridad en el Salvador, Honduras, Guatemala y México, señala Amnistía Internacional, que indica a EEUU que la ampliación del programa de reasentamiento para ellos va "en la dirección correcta", pero no es suficiente.

También destaca la situación de la prisión estadounidense de Guantánamo, en Cuba, por el hecho de que siga habiendo "decenas de detenidos seis años después del plazo establecido por el presidente Obama para el cierre del centro".

Además, en el plan de cierre que el Gobierno presentó al Congreso el pasado 23 de febrero "no se hace ninguna referencia a la obligación que tiene EEUU de garantizar la rendición de cuentas por las violaciones de derechos humanos", incluidas las torturas cometidas en la base.

En cuanto al embargo económico, que "ha menoscabado los derechos humanos en Cuba", Amnistía ve "con satisfacción" los esfuerzos del Ejecutivo estadounidense por restablecer las relaciones diplomáticas.

Respecto a Cuba, donde Obama realizará su visita oficial entre el 21 y el 22 de marzo, la organización señala las informaciones sobre hostigamiento y detenciones arbitrarias de corta duración a manifestantes, disidentes políticos y defensores de los derechos humanos.

El país, el único de América Latina al que la asociación no puede acceder, debe actuar de acuerdo con las normas internacionales para reformar las disposiciones del Código Penal "que se prestan a ser aplicadas indebidamente" por las autoridades para restringir la libertad de expresión.

Amnistía también reivindica la libertad de expresión en Argentina, donde el presidente estadounidense estará durante los días 23 y 24 de marzo.

El protocolo de actuación de las fuerzas de seguridad estatales puesto en marcha por el Gobierno argentino en febrero limita este derecho y el de las personas a la manifestación pacífica, ya que se las criminaliza, asegura la organización.

"Aún persisten desafíos" en relación a los casos relacionados con la dictadura argentina, por lo que el país "debe continuar con los esfuerzos por llevar ante la justicia, sin demoras, a los responsables de violaciones de derechos humanos cometidas durante el Gobierno militar", especifica Amnistía.

Por último, manifiesta la necesidad de que se respeten los derechos humanos de los pueblos indígenas argentinos, que "llevan decenios siendo tratados como ciudadanos de segunda clase", cargando con discriminación, actos de violencia e intimidaciones.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.