AI afirma que Venezuela tiene "mucho trabajo" en materia de derechos humanos

La organización no gubernamental Amnistía Internacional (AI) afirmó hoy en un informe que Venezuela tiene mucho que hacer en materia de derechos humanos, al denunciar, entre otros asuntos, la intimidación de los opositores por el Gobierno.

"La valoración es que todavía tenemos mucho trabajo que hacer, todos estos asuntos son asuntos pendientes que todavía tenemos en materia de derechos humanos", dijo a Efe la gerente adjunta del equipo de documentación de AI en Caracas, Vivian Díaz, después de que se difundiera hoy el informe anual de la organización.

"Fundamentalmente, lo que expresa el capítulo de Venezuela es la preocupación por la continuada agresión contra defensoras y defensores, contra periodistas que se han pronunciado oponiéndose políticamente al Gobierno", afirmó Díaz.

Asimismo, mencionó la realización de "juicios que se han hecho sin garantías, la preocupación por el uso excesivo de la fuerza por parte de los cuerpos de seguridad y el hacinamiento en las cárceles".

En este sentido, AI cita específicamente al caso del opositor Leopoldo López, condenado a prisión por la violencia en una marcha registrada en 2014 y a quien la organización se refiere en el informe como un "preso de conciencia".

Contra López, condenado a trece años y nueve meses de prisión por instigación pública, entre otros delitos, "no existían pruebas fehacientes que respaldaran las acusaciones y las declaraciones públicas realizadas por las autoridades antes de su condena", sostiene AI.

La ONG afirma que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, pidió el encarcelamiento del político opositor, y "socavó así gravemente el derecho del acusado a un juicio con las debidas garantías".

La investigadora de AI en la capital venezolana hizo igualmente referencia a las deportaciones y el desalojo forzoso que, asegura, se cometieron contra colombianos tras la decisión del Ejecutivo venezolano de cerrar la frontera con el país vecino.

De acuerdo al informe, aproximadamente 2.000 colombianos, entre los que había personas refugiadas y solicitantes de asilo, fueron deportados en pocos días, sin disponer de la oportunidad de impugnar su expulsión ni poder recoger sus pertenencias.

Todos los temas contenidos en el informe, precisó Díaz, no solo fueron denunciados ante la organización sino que además han sido documentados por AI.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.