60 años de la Revolución Cubana

1

El 1 de enero de 1959, el dictador Batista huyó de Cuba ante el avance de los guerrilleros. La revolución había ganado y Fidel Castro se asentaría como el Comandante de la isla caribeña...

Sus rostros reflejaban la tensión del momento. La expectación no se debía a las doce campanadas que estaban a punto de sonar para celebrar la entrada del nuevo año, sino a la anunciada llegada del presidente, Fulgencio Batista.

Él personalmente los había invitado a aquella extraña fiesta en la base militar de Campo Columbia. Batista llegó pasada la medianoche y charló animadamente con los presentes antes de abandonar el salón.

Acto seguido, uno de sus hombres de confianza, lista en mano, empezó a llamar al grupo de los elegidos. Los gestos de alivio de unos contrastaban con el disgusto y la preocupación de otros.

Finalmente, varias docenas de personas se subieron a los cinco aviones que aguardaban con los motores en marcha. El dictador y su camarilla huyeron de la isla con premeditación, nocturnidad y muchos cientos de millones de dólares en las maletas.

Apenas unas horas más tarde, la columna del Che Guevara entraba en La Habana, mientras que Fidel Castro marchaba hacia Santiago de Cuba. Multitudes se echaron a la calle para celebrar el final de la dictadura y aclamar a esos 'barbudos' que llevaban tres años combatiendo a las fuerzas de Batista, ganando terreno y apoyo popular palmo a palmo. La Revolución Cubana acababa de comenzar.

Lee el reportaje completo en codigounico.com

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.