Cómo invertir en emergentes en 2020

Los mercados emergentes dieron un impulso a la economía mundial el pasado ejercicio en momentos de debilidad.  Tener exposiciones a renta variable salvó la foto final de las carteras de muchos inversores, en un año que, aunque acabó bien, estuvo marcado por una gran volatilidad. El acuerdo entre Estados Unidos y China impulsará la región

china bolsas 630

Los mercados emergentes dieron un impulso a la economía mundial el pasado ejercicio en momentos de debilidad. Tener exposiciones a renta variable salvó la foto final de las carteras de muchos inversores, en un año que, aunque acabó bien, estuvo marcado por una gran volatilidad provocada por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, los disturbios en América Latina y todo lo relacionado con la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Para este año, es cierto que varios episodios que sacudieron las bolsas han comenzado a despejarse. Uno de los principales, la guerra comercial, dio un gran paso el pasado 15 de enero con la firma del acuerdo entre el presidente de EE.UU, Donald Trump, y el viceprimer ministro chino, Liu He. 

En este escenario, los expertos son muy positivos con los mercados emergentes. Desde Schroders señalan que únicamente estos mercados van a ser capaces de mantener el potencial de la última década, al incrementar un punto su capacidad de revalorización media al 9% hasta 2028. Recordemos que en el pasado ejercicio, la renta variable emergente creció por encima del 8%.
Razones para apostar

José María Luna, socio-director de Luna Sevilla Asociados, explica que son tres las razones por las que apuesta por la inversión en emergentes. «Por un lado, las valoraciones están muy justas», es decir, dentro de la renta variable emergente hay más oportunidades de encontrar valor que en otros mercados. 

El segundo factor determinante sería la geopolítica. «A poco que la percepción de que un acuerdo de mínimos entre Estados Unidos y China se mantenga, se reduce un temor que el año pasado estaba interiorizado». La principal consecuencia de esto es que favorecerá la entrada de dinero y esos mismos flujos de entrada actuarán como un viento de cola a favor para los activos de renta variable emergente.

Por último, será determinante el crecimiento económico. Y dentro de los países emergentes, hay que realizar distinciones. Según las últimas previsiones del Banco Mundial, dentro del conjunto de países, el 90% del crecimiento corresponde solo a ocho economías: Argentina, Brasil, India, Irán, México, Rusia, Arabia Saudí y Turquía.

Paula Mercado, directora de análisis de VDOS, recuerda que este crecimiento puede ser el doble que el de los mercados desarrollados, siendo las políticas fiscales, económicas y monetarias los motores de este desarrollo.
Así, Brasil y México deberían crecer un 2% y 1,2% respectivamente, cifras por encima de lo que lo hicieron en 2019. 

El crecimiento de Brasil estará apoyado por el aumento de la confianza de los inversores, la reducción de sus tasas de interés y las nuevas condiciones del mercado laboral, según revela el informe del organismo internacional. 

México, por su parte, sacará partido de una disminución de incertidumbres políticas que ayudará a aumentar las inversiones. Atención también a Colombia donde se espera que los proyectos de infraestructuras generen un crecimiento del 3,6%, mientras que en América Central la proyección de expansión del PIB es del 3% gracias a mejoras en las condiciones de Costa Rica y Panamá.

Esto también tendrá un reflejo en los crecimientos de los beneficios empresariales, que rondan el 5%, pero esto no quita que haya sectores y regiones donde este crecimiento sea de doble dígito hasta niveles del 20%
Mercado añade un factor más que justifica la inversión en emergentes. «La gran ventaja de los países emergentes es su demografía, con una población joven abundante en la mayoría de los casos, pero también el rápido crecimiento que puede esperarse por el aumento de la presencia tecnológica y la digitalización, así como el aumento en la demanda de los servicios médicos y sanitarios».

Dónde invertir

Luna apuesta por Asia, más allá de China, ya que considera que el acuerdo de mínimos entre Estados Unidos y China impulsará las fábricas de China, es decir, países como Corea del Sur y Vietnam, lo que abarcaría todo el sureste pacífico. Por otro lado, si el petróleo tuviera una tendencia alcista, el más beneficiado sería Rusia. En cuanto a América Latina, Brasil sería la principal apuesta siempre y cuando se mantuvieran las reformas que comenzó durante el próximo año. El país también se vio beneficiado de una bajada de los tipos de interés.

De la misma opinión es Mercado, que insiste en que la región de Asia ofrece mayores oportunidades que Latinoamérica por la «inestabilidad política en la región» y añade, además, India.

Por categoría, Luna apuesta por renta variable, y fondos de gestión activa con equipos centrados en América Latina, como Robeco o JP Morgan, pero también fondos indexados, como el Amundi Index SMCI Emerging Markets, que se ha anotado una revalorización del 20 por ciento en 2019, con una rentabilidad anualizada del 8% en los últimos tres años y con una preferencia de inversión en Asia, con un 50% del peso, y por sectores, con mayor preferencia por el financiero. Mercado destaca varios fondos: el BlackRock Global Funds - Emerging Markets Bond Fund que ha arrojado unos rendimientos del 15% en 2019. El Schroder ISF Global Emerging Market Opportunities C ACC USD invierte al menos dos tercios de sus activos en acciones de empresas de países de mercados emergentes teniendo en cuenta factores de gobernanza, sociales y medioambientales. Este vehículo ha obtenido una rentabilidad del 33,07% en 2019. También tiene cinco estrellas en la clasificación de VDOS el Goldman Sachs BRICS Equity Portfolio E EUR CAP, con una rentabilidad del 33,07% y diseñado para tener exposición a las acciones de las compañías ubicadas en países BRIC. Interesante es también el Fidelity Funds-Emerging Markets Focus A-ACC-USD, con rendimientos del 32% en 2019 y una volatilidad del 10,69% que le convierten entre los cinco mejores de su categoría.

Deuda también

Esto no quiere decir que la renta fija se deje de lado. Numerosas gestoras están apostando por ella, como es el caso de Mirabaud Asset Management que sigue los pasos del producto de Deuda Emergente con vencimiento en 2024 que lanzó a comienzos de este año, y que alcanzó un volumen gestionado de 100 millones de dólares. Invierte no solo en deuda soberana o cuasi soberana, sino también corporativa. 

Dentro de la renta fija, Carlos Farrás, socio director de DPM Finanzas, apuesta también tanto por soberana como corporativa «pero siempre en divisa fuerte» ya que si se invierte en divisa local se corre el riesgo de una mayor volatilidad. En ese sentido, Farrás señala que hay muchas compañías con sólidos fundamentales «que están dispuestas a ofrecer un mayor diferencial por su deuda que otras regiones». Así, Esty Dwek, Head of Global Market Strategy en Natixis IM Solutions, reitera que en los mercados emergentes se pueden identificar «oportunidades atractivas en la deuda de las divisas fuertes de los mercados emergentes».

Por sectores, Mercado apuesta por fondos emergentes que tengan exposiciones a comercio electrónico, banca digital y móviles, puesto que, en su opinión, serán los motores fundamentales de estos mercados emergentes sin olvidar campos como la inteligencia artificial, la conducción autónoma, la robótica que «constituyen fuente de rentabilidad a largo plazo». Farrás, por su parte, no olvida mencionar los riesgos a los que se enfrenta el inversor en emergentes. «El primero de ellos, que está latente, pero no termina nunca de estallar, es el de la deuda. En China, por ejemplo, no es tanto del Gobierno como sí de las empresas y particulares». Y es que como recuerda el experto, cuando se supera el nivel del 200% las consecuencias son imprevisibles.

Otro de los factores que puede dificultar esta inversión es el miedo. «Cuando llega volatilidad al mercado y surgen los temores, los inversores suelen salir de aquellas regiones o activos que son percibidas como de alto riesgo», por lo que los emergentes puede verse afectados por la fuga de capitales.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.