2020: así vamos a invertir nosotros

La casa Schroders desgrana las áreas del mercado donde ve valor para el ejercicio que acaba de comenzar

Johanna-Kyrklund-CIOp
Johanna-Kyrklund-CIOp

Si atisbamos el panorama inversor de los próximos meses, en una primera toma de contacto no parece que existan valoraciones interesantes en el mercado. Sin embargo, desde Schroders estamos convencidos de que, si nos fijamos en el detalle, podremos encontrar motivos para el optimismo

Es verdad que en lo que a la economía se refiere no todo es de color rosa , pero la ausencia de inflación ha hecho posible que prácticamente la totalidad de los bancos centrales sean mucho más proactivos y mantengan políticas monetarias flexibles para ofrecer cierta estabilidad en medio del entorno de incertidumbre que impera. 

Con todo, es muy probable que los mercados sigan dependiendo en gran medida de la liquidez. Han pasado a ser muy dependientes de los efectos de la expansión cuantitativa (QE), la tan anunciada política de compra de cantidades ingentes de bonos gubernamentales y otros activos financieros por parte de los bancos centrales con el fin de inyectar liquidez al sistema. Falta decir que uno de los efectos de estas políticas expansivas de los bancos centrales ha sido que el rendimiento de los bonos se mantenga en mínimos y que las acciones suban. Veamos a continuación en detalle el pronóstico para los siguientes tipos de activos:

En renta fija esperamos subidas moderadas en el rendimiento de los bonos, debido fundamentalmente a una inflación baja y a la no existencia de una recuperación económica sólida. En efecto, los tipos bajos han provocado una búsqueda incesante de rendimiento en los mercados de bonos corporativos (crédito) y desde Schroders pensamos que se mantendrá; además, en este sentido, nos decantaríamos por un enfoque más selectivo en estos mercados.

Esto supone un cierto apoyo para las valoraciones de la renta variable. Sin embargo, es complicado ver recalificaciones y parece difícil pensar que los inversores estén dispuestos a pagar más por ella. 

Si ponemos el foco en los beneficios empresariales, pensamos que las valoraciones en Estados Unidos son elevadas ya que el país se encuentra en la última fase del ciclo y en esta etapa del ciclo los costes de las empresas suelen subir, algo que impacta de llenos en los márgenes de beneficios de las compañías. Por el contrario, en Europa, Japón y China es posible que ocurra lo contrario, dado que sus ganancias ya son bajas; además, los datos industriales se han estabilizado. En general, vemos con buenos ojos la renta variable global. 

Por otro lado, desde una perspectiva política, no podemos dejar de poner el foco en Estados Unidos con unas elecciones en noviembre, y unos datos económicos que no apuntan a una recuperación. Los resultados empresariales en EE.UU se han disparado debido fundamentalmente a la bajada de impuestos de la Administración Trump, sin embargo, queda por ver qué ocurrirá en la campaña demócrata. A nivel global, la situación de Hong Kong sigue generando incertidumbre. 

Por todo ello, esperamos moderadas ganancias en los próximos meses. En 2019 la rentabilidad de los activos más caros como la renta fija europea o los valores defensivos fue elevada.  En Schroders, pensamos que debemos aprovechar esta huida en busca de "la seguridad" y centrarnos en áreas de valor relativo decantándonos por la renta fija estadounidense frente a la europea, con rendimientos negativos, la renta variable global frente a la estadounidense o los valores cíclicos frente a los defensivos. Si somos capaces de profundizar encontraremos precios tentadores para gestores de fondos activos como nosotros.

Johanna Kyrklund (directora de inversiones de Schroders)

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.