Cataluña, la menos atractiva para las empresas por sus altos impuestos

País Vasco y Madrid encabezan el Índice de Competitividad Fiscal por retener más profesionales, debido a sus ventajas fiscales

agencia-tributaria-impuestos--644x362

Las empresas y los profesionales son reacios a desarrollar su actividad económica en Cataluña, que ocupa la última posición en el Índice de Competitividad Fiscal 2018 presentado este miércoles, debido a su menor capacidad para competir para retener y atraer compañías por el alto número de impuestos autonómicos adicionales a los de la Administración central, que triplican la media de tributos propios de las demás comunidades.

Así, a pesar de que Cataluña ha subido unas centésimas en su valoración respecto a 2017, cuando se situó la penúltima de la tabla, es la única comunidad que queda por debajo del aprobado en el índice, con una puntuación de 4,93 sobre 10. La penúltima este año es Aragón, que aprueba por los pelos, con 5,1 puntos sobre 10.

El informe elaborado por la Unión de Contribuyentes revela que las más competitivas este año fueron País Vasco y Madrid, al contar con una fiscalidad más baja en relación a las demás. Concretamente, Vizcaya (las provincias vascas se miden separadamente porque cada una tiene una fiscalidad diferente), encabeza el índice con 7,6 puntos sobre 10, seguida de Álava, Comunidad de Madrid y Guipúzcoa.

El quinto puesto -tercero si se mide por comunidades- es para La Rioja, que desplaza a Canarias, que baja hasta la sexta posición, una nota «favorable» teniendo en cuenta las particularidades fiscales del archipiélago.

Las regiones que más bajan -según comentó la autora del informe, la economista Cristina Berechet- son Asturias y Navarra. El Principado cae cuatro puestos, quedando antepenúltimo, con un aprobado raspado (5,27 puntos); mientras que la Comunidad Foral, a pesar de disponer de Concierto Económico, pasa del séptimo puesto al décimo, con 5,83 puntos.

La cara positiva se lo lleva Extremadura, que es la comunidad que más sube en el ranking y pasa de ser la última de la tabla en 2017 al decimoquinto puesto en 2018. Berechet destacó la reforma del Impuesto sobre Sucesiones este último año, aunque aseguró que la región necesita reformar «profundamente» el Impuesto de Patrimonio y el Impuesto sobre la Renta.

«Los impuestos bajos ayudan al desarrollo y al bienestar, mientras que los altos provocan estancamiento y desempleo», argumentó Juan Pina, presidente de la Unión de Contribuyentes. Explicó que se necesita «libertad» para que todas las comunidades puedan competir fiscalmente entre ellas y dejar de realizar «un trasvase eterno de fondos».

Por ello, aunque no se han mostrado favorables a crear un sistema de cupos para todas las comunidades, el presidente se posicionó partidario de que haya más competencia fiscal intrarregional, con un «autogobierno fiscal pleno» para todas las comunidades, no solo para dos, porque es un sistema «injusto». Eso sí, valoró que junto con esta medida se tendrían que adoptar elementos que eliminaran el solapamiento entre los diferentes niveles de administración.

España, poco competitiva

Para completar la tabla, en la parte media se sitúan Andalucía (ocupa el puesto 13), Baleares (11), la Comunidad Valenciana (16), Galicia (14) y Murcia (12). Más altas se sitúan Cantabria (9), Castilla-La Mancha (8) y Castilla y León (7).

A nivel internacional, la Tax Foundation lanzó recientemente la edición de 2018 de su Índice Anual de Competitividad Fiscal, en el que España ocupa el puesto 27 de 35 países de la OCDE. Su presidente, Scott Hodge, explicó en la presentación en Madrid que «la suerte» de España es que sus vecinos más próximos, Francia y Portugal, tienen sistemas tributarios «aún menos competitivos». Además, alerta de que el índice se publicó antes de que el Gobierno presentara su nuevo plan presupuestario, con propuestas fiscales que «podrían perjudicar la clasificación de España el año que viene».

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.