Rull busca consenso en Grupo de peajes para que una tasa sustituya a barreras

El conseller de Territorio, Josep Rull, ha presentado hoy al Grupo de peajes su propuesta de nuevo modelo de gestión de la red viaria catalana, basada en el modelo de viñeta, una tarifa plana generalizada que permitiría levantar las barreras en enero de 2019 y que busca un amplio consenso político y social.

La viñeta es una tarifa, que podría situarse entre los 40 y los 110 euros anuales, que pagarían todos los vehículos y que, a cambio, podrán utilizar todas las autopistas de peaje. Está en estudio si los coches eléctricos no pagarán esta nueva tasa, así como vehículos que hagan pocos kilómetros al año.

En rueda de prensa, el conseller ha explicado que el Estado ha planteado que la Generalitat no tiene derecho a definir su propio modelo de peajes, pero Rull cree que sí y quiere que cuando hablen con el Ministerio de Fomento no lo hagan como Govern sino "sobre la base de un consenso político y social más amplio".

La propuesta del Govern pretende crear un modelo de movilidad inteligente, justo y ambiental y económicamente sostenible a través de un sistema que ya funciona en buena parte de Europa, según ha explicado Rull, que ha recordado que la aplicación de este sistema permitiría liberar más de 300 millones de euros anuales que se invertirían en la mejora del transporte público y de la red viaria.

La Generalitat destina anualmente unos 200 millones anuales a pagar peajes a la sombra, 70 millones a mantenimiento de carreteras y 45 millones a bonificaciones de peajes.

Entre las propuestas del documento entregado hoy al grupo de peajes destacan las bonificaciones del 100 % que tendría este sistema y que se aplicarían a vehículos eléctricos y a los que realicen pocos kilómetros al año.

La Generalitat prevé tramitar la ley durante el año 2018 para que entre en vigor el 1 de enero de 2019.

Con la viñeta, todos los vehículos podrán utilizar todas las autopistas de peaje con una tarifa que podría situarse entre los 40 y los 110 euros anuales.

Para los vehículos de paso por Cataluña, se plantea una viñeta que se podrá comprar por semanas, meses y también anual.

El Grupo de peajes está formado por el Govern, administraciones locales, concesionarias, entidades civiles, sindicatos, patronales y grupos parlamentarios, y Rull se ha mostrado convencido de que "habrá un acuerdo", aunque quizás se tengan que hacer algunas modificaciones respecto al punto de partida.

El conseller ha explicado que el modelo actual es "ineficiente y desequilibrado", entre otras cosas, porque Cataluña paga mucho más peajes que el resto del Estado -también dentro de Cataluña hay comarcas que pagan más que otras-, los plazos en los que se acaban las concesiones no son homogéneos y hay un peso importante de peajes a la sombra.

La reunión de hoy es "un punto de partida" en el que el Govern ha entregado a los participantes un documento de 10 puntos que ha elaborado después de haber hablado "con todo el mundo".

Estos 10 puntos recogen que el objetivo es un modelo armónico, justo, equitativo y sostenible para tener una Cataluña sin barreras, disponer de un modelo homologado con la UE, con un uso finalista de los ingresos para liberar recursos para una movilidad más sostenible y un modelo sencillo que "no hipoteque decisiones futuras".

Según el conseller, la aplicación de la viñeta comporta una serie de beneficios económicos, sociales y medioambientales, gracias a la reducción de la congestión, de emisiones, de tiempo de viajes o de accidentes al trasladar a las vías de alta capacidad vehículos de otras vías secundarias, lo que supondría un ahorro de 160 millones de euros anuales al sistema.

En términos económicos de inversión en obras públicas, el sistema de la viñeta es "anticíclico", porque independientemente de si hay crisis o no se articula un sistema por el que mantienen la capacidad de seguir invirtiendo en las infraestructuras.

Preguntado sobre si este sistema sería más fácil de implantar en una Cataluña independiente, Rull ha dicho que sí, porque entonces la Generalitat lo decidiría todo, pero que si "el pueblo de Cataluña decidiese seguir dentro del Estado", la propuesta es formulable si hay voluntad de modernización.

El grupo de peajes se volverá a reunir en la primera o segunda semana de octubre para seguir trabajando en esta propuesta.

En Cataluña, hay 1.719 kilómetros de vías de altas prestaciones, de las que 676, un 39 %, son de peaje explícito; 346, el 20 %, de peaje a la sombra, y 697, 41 %, son vías no concesionadas.

Casi la mitad de la red (46 %) es de titularidad de la Generalitat y el resto (54 % ) es del Estado y, entre 2019 y 2021 finalizan las concesiones de las principales vías de peajes explícitas de Cataluña.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.