Los autocares reclaman dársenas para recoger y dejar turistas en la Gran Vía

Conductores y empresarios del transporte discrecional de Madrid se han manifestado hoy para reclamar al Ayuntamiento que habilite dársenas en la Gran Vía, donde los autocares independientes puedan dejar y recoger turistas en el distrito Centro, que aglutina más de 700 establecimientos hoteleros.

"Entre Neptuno y Plaza de España, los únicos puntos en los que tenemos permiso para parar, hay una distancia de 2,1 kilómetros. Los turistas con maletas, las familias con niños, carritos de bebé y la gente mayor necesitan comodidad o no querrán venir a la ciudad", ha dicho hoy la portavoz de los manifestantes, Begoña Landa.

El centro es Zona de Gran Afluencia Turística, declarada por el propio Ayuntamiento en 2007, y acoge "40.000 habitaciones y los principales atractivos turísticos de la ciudad", generando un 65% de la actividad del sector, ha añadido.

"Representamos a doscientas empresas de autocares independientes discrecionales, de las que dependen miles de familias para comer", según la portavoz.

Unos empleos que "corren peligro si no se introducen mejoras en el diseño de Madrid Central que faciliten el acceso al transporte turístico discrecional", ha agregado.

Coreando consignas como "Somos transportistas, no terroristas", y otras como "Somos transporte público, queremos parar en la Gran Vía", unos setenta profesionales del sector han encabezado la protesta por delante de ocho autocares que circulaban detrás con el mensaje "I love turismo", en una nueva protesta que continuará "hasta que el Ayuntamiento nos escuche".EFE

jlc

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.