La luz y el fuego de los Pingüinos recuerdan a los motoristas fallecidos

La luz y el fuego han vuelto a ser los elementos escogidos por más de 350 moteros para recordar a los amantes de las dos ruedas fallecidos durante al año pasado en un emotivo desfile de antorchas celebrado hoy por la concentración invernal de motociclismo Pingüinos en Valladolid.

Dos elementos cargados de simbolismo que han iluminado las silenciosas y lúgubres calles de la capital vallisoletana que han presenciado cómo pasadas las ocho de la tarde las antorchas a manos de los moteros han ido desfilando camino a la Plaza Mayor en un recorrido donde ha reinado el respeto y el recuerdo y que ha concluido con el lanzamiento de fuegos artificiales.

Como réquiem por los fallecidos, el rugido fiero de los motores y de las bocinas que han formado la comitiva pingüinera, constituida por todos aquellos que han querido recordar a un ser querido que compartió en vida la pasión que hoy sienten ellos.

Arropados por una ciudad y unos espectadores que han aguantado firmes la fría noche vallisoletana para acompañar y presenciar el emotivo viaje de las antorchas, los participantes han completado un desfile que se lleva organizando desde la primera edición de la concentración.

La luz y el fuego de una de estas antorchas ha recordado al joven piloto mallorquín de 24 años Luis Salom, quien en junio del año pasado perdió la vida en el circuito de Barcelona-Cataluña cuando disputaba una carrera de Moto2 con su equipo SAS Racing Team.

Otra de estas antorchas ha evocado la partida de José María Alonso Stolle "Chemari", quien falleció en diciembre de 2014, pero que debido al parón de dos años en la celebración de Pingüinos los moteros no pudieron desfilar la antorcha en su honor.

Otro cariz ha tenido el desfile de banderas que han protagonizado esta mañana más de 20.000 motos por las céntricas calles de Valladolid, en un recorrido donde unos entusiasmados motoristas han partido desde la sede de la concentración en Boecillo (Valladolid) hasta el centro de la capital con cientos de banderas de todos los rincones del globo.

Con este emotivo recuerdo a los que se fueron, los moteros han puesto rumbo a su sede, donde disfrutarán de un concierto musical a manos de los vallisoletanos Celtas Cortos y donde se entregará el Pingüino de honor 2017 a Fito Cabrales, cantante del célebre grupo Fito y Fitipaldis, un amante incondicional del asfalto y las dos ruedas, según han confirmado a Efe fuentes de la organización.

Con estas notas musicales, los participantes darán paso a una larga noche para afrontar mañana el último día de la concentración, donde se clausurará esta 34 edición de Pingüinos con la entrega de premios de oro, que en esta ocasión han recaído sobre el piloto de MotoGP Héctor Barberá y el fallecido Luis Salóm, quien recibirá un homenaje a título póstumo.

El mismo reconocimiento recibirá "Chemari", quien recibirá también el galardón del Pingüino de Honor por su dilatada carrera y conocida pasión por las motos.

También se realizará mañana un balance final de esta edición, que ayer por la noche contaba con 6.000 inscritos y hoy por la tarde ya llegaban a 18.000, con la previsión que alcancen los 22.000 al finalizar el día, han detallado a Efe las mismas fuentes.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.