España se vuelca con carne, aceite y vino en mayor feria alimentaria de Asia

España se está volcando un año más, esta semana, en la decimoséptima edición del Salón Internacional de la Alimentación de Shanghái (SIAL 2016), la feria más importante de Asia para el sector agroalimentario, en la que participa este año con medio centenar de empresas.

De ellas, 15 son cárnicas, 27 alimentarias y otras seis son bodegas, lo que refleja el creciente negocio que encuentran en el gigante asiático la veintena de firmas españolas de porcino (la única carne que España puede exportar a China de momento) homologadas para introducir sus productos en ese vasto mercado.

"La evolución reciente en porcino es espectacular", señaló a Efe hoy el consejero económico y comercial de España en Shanghái, Eduardo Euba.

"En los cuatro primeros meses de este año los envíos de carne y despojos de porcino español han alcanzado las 125.000 toneladas, lo que dobla el volumen de 2015 (a esta altura del año), y si esto sigue así, en 2016 nuestras exportaciones de porcino a China podrían estar en torno a los 600 millones de euros de euros", indicó.

En 2015 España vendió a China 379,6 millones de euros en porcino, lo que era ya un 63 por ciento más que en 2014, cifras que reflejan el rápido crecimiento que se está teniendo en este sector.

En realidad este año vienen a SIAL seis firmas menos que en 2015, sobre todo por que el vino está tendiendo a promocionarse por otros canales más especializados para ese subsector que esta feria, pero el impulso promotor de los alimentos españoles sigue pisando fuerte en China.

Sus productos estrella siguen siendo el vino y el aceite de oliva.

En aceite "hace unos años estábamos en una coyuntura complicada, el mercado se estaba reajustando y había demasiados 'stocks', pero ahora ha recuperado impulso y la coyuntura es favorable", explicó Euba.

A pesar de todo, España vendió 122,1 millones de euros en aceite de oliva a China en 2015, un 71 por ciento más que en 2014, un reflejo más de su dominio de más de la mitad del mercado chino desde hace años.

"En el mundo de la alimentación los profesionales en China saben que el aceite de oliva empieza por España y sigue por otros países", reconoció Euba, "pero el desafío es que, fuera del mundo profesional, el consumidor de a pie todavía en muchos casos está muy lejos de incorporar el aceite de oliva a su dieta diaria".

De ahí la importancia de llegar a ciudades más del interior de China, "menos saturadas y donde tenemos más oportunidades", como tratarán de aprovechar las campañas que hará este mes el ICEX en Nankín y Xiamen, indicó.

"La clave está en introducir el mensaje de que el aceite de oliva y los productos chinos, con la dieta china y la cocina china, son perfectamente compatibles, y conseguir saltar ese umbral, que no piensen que el aceite de oliva sirve sólo para el día que comen algo que no es chino, sino que pueden incorporarlo a su dieta", apuntó.

Respecto al vino, en 2015 España exportó 177 millones de euros a China, un 40 por ciento más interanual, lo que muestra una evolución "muy positiva" mientras "seguimos la tendencia de ir cada vez menos hacia el granel y cada vez más al vino de calidad", repasó Euba.

"China se sigue afianzando como un mercado crecientemente importante para los vinos y alimentos de España, donde se están batiendo récords de exportación año a año, pero donde no hay que relajarse ni pensar que esto es fácil", concluyó: "hay que seguir haciendo un esfuerzo de promoción, de imagen, muy serio".

"Éste es un mercado complejo, a menudo incierto y extremadamente competitivo", de ahí la necesidad de ese esfuerzo constante, "y luego hay que dar la talla con calidad, y estar muy pegado al terreno y a lo que exige el mercado".

SIAL Shanghái, con 126.000 metros cuadrados y 11 grandes pabellones de exhibición completos, es la principal feria del sector en Asia, y cuenta este año con más de 2.900 expositores de 67 países, que esperan recibir a unos 65.000 visitantes entre hoy el 7 de mayo.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.