Ebro Foods se marca como meta duplicar su negocio "eco" y sus ventas en Asia

Los gestores de Ebro Foods, considerada empresa líder a nivel mundial en arroz y la segunda en el sector de la pasta, se han marcado como objetivos prioritarios duplicar su negocio especializado en alimentación ecológica y sus ventas en el mercado asiático.

Así lo ha explicado hoy en declaraciones a los periodistas el presidente de la compañía, Antonio Hernández Callejas, quien ha calificado de "fantásticos" los resultados del pasado ejercicio: 221 millones de euros de beneficio neto (un 30 % más), 2.500 millones de ingresos (un 1,9 % más) y 359 millones de ebitda (6,8 % más).

La meta en 2018 es que su división de alimentación "eco" pase de facturar los actuales 40 millones de euros a rondar los 100 millones con la venta de cereales orgánicos, platos basados en proteína vegetal o incluso alimentos infantiles.

"Todavía es una parte pequeña para nosotros, pero tenemos muy buenas perspectivas", ha afirmado el presidente de Ebro Foods, quien pretende crecer en este segmento de forma orgánica, pero también adquirir alguna empresa de ese sector "de un cierto tamaño".

Otros planes de la compañía pasan por potenciar su marca "Happy Bio", dirigida a entrar en supermercados con este tipo de referencias y no atender únicamente el canal especializado de tiendas "eco".

"Posiblemente haya alguna nueva inversión tanto en el negocio 'eco' como en la producción de pasta fresca, área que ya supone 330 millones de euros para la compañía" tras la adquisición del 70 % de la italiana Bertagni, ha señalado.

En cuanto a mercados, Ebro Foods apunta hacia Asia, que hoy concentra un 2,2 % de las ventas y prevé que aglutine en torno al 5 % de sus ingresos a corto plazo.

Europa, Estados Unidos y Canadá se mantienen como las zonas del mundo clave para el negocio de Ebro Foods, que pretende ahora girar hacia Asiao, donde ya cuenta con plataformas en India, Taliandia, Camboya y Vietnam.

De hecho, la firma va a convertirse este año en "la primera empresa occidental que cuente con una planta de pasta" en India, según Hernández Callejas, quien vislumbra una buena oportunidad en este mercado para un producto "no muy habitual" en su dieta, pero que ya se va consumiendo cada vez más.

En la junta de accionistas celebrada hoy se aprobaron las cuentas del pasado año del grupo, en el que la cervecera Damm controla más de un 21 % de los títulos, una parte de ellos a través de su filial Corporación Económica Delta.

"Estamos estudiando operaciones de compra, el año pasado pudimos haber concretado una adquisición, pero al final no salió. Antes de final de año seguramente tengamos alguna nueva incorporación", ha insistido Hernández Callejas.

Las previsiones apuntan a una inversión este año que ronde los 130 millones de euros para completar proyectos, como la fábrica de pasta de la India, duplicar la capacidad de una planta en Tailandia y de otra de "gnocchis" en Francia, además de seguir fortaleciendo su apuesta por los "vasitos" de arroz en EEUU.

En España, su principal proyecto es una nueva instalación en Barcelona para ampliar la línea de negocio de Vegetalia, con un desembolso de unos diez millones de euros.

En cuanto a su filial en Egipto, el presidente del grupo reconoce que fue una inversión -de nueve millones de euros- que "no cumple con los objetivos estratégicos y no es rentable", por lo que estudian cómo "reorientarla".

El grupo cuenta con 27 sociedades, 53 fábricas y una plantilla de casi 6.500 personas para operar más de 80 marcas, entre ellas Brillante, SOS o, Scotti.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.