Dujo pide periodos de 7 años para aplicar la PAC y dar estabilidad al sector

El presidente de Asaja Castilla y León, Donaciano Dujo, ha pedido que se negocien periodos de aplicación de la Política Agraria Comunitaria de siete años y no de cuatro, como se hace actualmente, para dar mayor estabilidad a un sector que requiere de grandes inversiones.

"No puede ser que la PAC 2014-2020 se apruebe en el 2015, se aplique en el 2016, se reforme en el 2017 y en 2018 estemos hablando de la siguiente", ha asegurado durante el balance agrario que ha celebrado hoy Asaja Palencia, junto a socios, trabajadores, cooperativas y representantes de las instituciones.

En este contexto, el presidente regional de Asaja ha aprovechado para reivindicar una Política Agraria Comunitaria "mas sencilla", con menos cambios y que sirva para periodos de tiempo más largos, para dar mas estabilidad a un sector en el que las empresas necesitan "mucha inversión y mucho capital" para funcionar.

"No se pueden estar cambiando las reglas del juego todos los días", ha subrayado Dujo, quien ha lamentado que la PAC sea "una noticia continua", y que cada "cambio" vaya asociado a "un movimiento especulativo en el sector y fuera del sector" que perjudica a los agricultores, para los que la política agrícola comunitaria supone el 30 por ciento de sus ingresos.

"Queremos una PAC sencilla, que pague a los agricultores que producen y pagan a la Seguridad Social, que la cambien lo menos posible y que los periodos sean cada vez más largos", ha resumido.

También ha aprovechado para cuestionar el presupuesto que el Gobierno de España destina al sector y ha lamentado que, después de tener un Gobierno en funciones durante casi un año, la primera medida que tome el Partido Popular sea poner un impuesto a las bebidas azucaradas.

Un impuesto que, en su opinión, no se pone por una cuestión de salud, sino para recaudar 200 millones de euros, que no van a pagar las grandes multinacionales sino que se va a repercutir a las azucareras y en ultimo lugar a los remolacheros.

Y fundamentalmente al sector de Castilla y León, donde está el 80 por ciento de la producción, que paradójicamente recibe 24 millones de euros anuales en ayudas.

Ha abordado también otros problemas agrarios, como la quema de rastrojos que "ha decepcionado" a los agricultores y no ha cubierto las expectativas; la superpoblación de lobos en Castilla y León y los daños que está ocasionando a la agricultura y a la ganadería; o la plaga de topillos que ya afecta a siete comarcas de la comunidad.

En este aspecto ha pedido "celeridad, contundencia y valentía" a la consejera de Agricultura y al consejero de Medio Ambiente para aplicar los medios necesarios para actuar contra esta plaga antes de que afecte a toda la comunidad.

Más contundente se ha mostrado el presidente de Asaja Palencia, Honorato Meneses, quien ha lamentado que diez años después de la primera plaga no se haya aprendido nada; de lo que ha responsabilizado al ITACyL que, en su opinión, "no ha avanzado nada" y establece protocolos de actuación que son "inviables".

Por ultimo Dujo se ha referido al precio de los lechazos en estas fechas navideñas y ha denunciado la entrada de 130.000 lechazos de Francia en diciembre, que se matan en mataderos de Burgos, Segovia y Palencia de donde salen como si fueran de Castilla y León.

Una situación que "engaña" al consumidor y perjudica al ganadero porque se incrementa una oferta para que bajen los precios, de forma que cada ganadero pierde 15 o 20 euros por lechazo.

"Solo esos 130.000 lechazos que viene de Francia valdrían para tener más de 200 ganaderos de ovino dedicándose a esta producción. Eso es empleo y desarrollo rural", ha concluido.EFE

1010336

aaf/mr

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.