Castaños de Sanabria (Zamora) para repoblar terrenos agrícolas de Asturias

Una cooperativa agraria de Mieres (Asturias) tiene previsto adquirir cerca de 2.500 castaños procedentes de la comarca zamorana de Sanabria para repoblar con este árbol terrenos agrícolas como alternativa al declive industrial de la zona.

El director gerente de la cooperativa El Maeral, Juan José Menéndez, ha explicado esta martes a Efe que el año pasado adquirieron los doscientos primeros castaños zamoranos para aprovechamiento de su fruto y esta semana, si las condiciones meteorológicas lo permiten, llevarán otros 1.300 árboles.

A estas adquisiciones realizadas en la localidad zamorana de Robledo se sumarán otro millar de castaños que está previsto que trasladen desde ese pueblo sanabrés a finales de este año o principios del próximo a través de un proyecto europeo financiado con fondos Feder que desarrolla la cooperativa asturiana.

En la comunidad asturiana la mayor parte de los castaños que existen son antiguos y se destinan a aprovechamiento maderero o están abandonados, pero apenas hay nuevas plantaciones orientadas a la recolección de castañas y dimensionadas correctamente, con las distancias adecuadas entre árbol y árbol para ese aprovechamiento.

Por ello, esta cooperativa ha apostado por transformar terrenos de uso agrícola para darles un uso forestal con la plantación de castaños jóvenes de dos años traídos desde la comarca zamorana de Sanabria.

Lo curioso, según ha detallado Menéndez, es que los nuevos castaños llegados desde Zamora son en realidad de una variedad autóctona asturiana, la "Castanea sativa", que en el pasado se llevó a la comarca zamorana de Sanabria.

Ahora, ante la imposibilidad de adquirir en viveros de Asturias una cantidad de castaños de esta especie como la que requiere, la cooperativa de Mieres ha tenido que recurrir a los plantones sanabreses.

Los árboles llegarán a Asturias con el correspondiente certificado fitosanitario, ya que la ausencia de enfermedades es clave en un frutal amenazado por el chancro, la tinta y la avispilla.

La producción no se obtendrá de un día para otro, ya que el trabajo requiere paciencia, los árboles zamoranos llegan a Asturias con dos años y hasta el tercero no se puede realizar el injerto.

Además, es necesario esperar a entre el séptimo y el décimo año de vida del castaño para que empiece a dar producciones de entre 150 y 200 kilos por árbol, según ha expuesto Menéndez.

Aún así, el gerente de esta cooperativa ha considerado que la espera merece la pena y ha defendido este árbol considerado frutar por la Unión Europea como nicho de actividad económica para la zona y alternativa a la caída industrial.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.