Audi entra en "nueva era" con la fabricación en Hungría de motores eléctricos

El fabricante Audi ha comenzado a producir en la planta húngara de Györ motores eléctricos para su gama de automóviles, ha informado hoy la compañía alemana, que ha asegurado que esto supone una "nueva era" para la marca, así como un "hecho histórico" en el camino hacia la movilidad eléctrica.

Los motores eléctricos se fabrican en una nave de 8.500 metros cuadrados con un "innovador" concepto de ensamblaje modular, ha explicado la fuente, que ha añadido que, para preparar la línea de montaje, ha realizado una inversión de "dos dígitos en millones de euros".

Actualmente, trabajan en esta nueva área -que se inauguró oficialmente el martes 24 de julio- alrededor de 100 trabajadores y la previsión es que lleguen a 130 a finales de año.

La capacidad de producción actual es de aproximadamente 400 motores eléctricos al día, pero ésta puede incrementarse de "forma gradual", ha precisado Audi.

El motor eléctrico fabricado en Györ ofrece "numerosas características" nuevas.

La primera que ha indicado Audi es que, con el estator -uno de los componentes principales del motor- el objetivo es bobinar en la carcasa la mayor cantidad de hilo de cobre como sea posible, pues cuanto más compacto sea el devanado, más eficiente es la entrega de potencia.

Para ello, Audi Hungría cuenta con un nuevo centro encargado del bobinado y de su inserción en la carcasa. El eje está compuesto de dos elementos de gran tamaño, con la electrónica de potencia integrada en su propio alojamiento, el engranaje y dos palieres que transmiten la potencia a las ruedas.

Se fabrican dos sistemas de propulsión, uno por eje, para cada Audi e-tron, modelo que equipa la tracción quattro.

La forma de fabricar los motores eléctricos también es "innovadora: el equipamiento para la producción, los robots y las estaciones de medición y atornillado se establecen en posiciones fijas, pero no están unidas linealmente".

En su lugar, los empleados fabrican cada unidad de propulsión en islas de producción independientes, siguiendo un proceso modular.

A pesar de contar con una secuencia de ensamblaje predefinida, el sistema modular permite usar rutas ramificadas y liberar espacio en el proceso de producción.

Vehículos autónomos, controlados por un sistema IT inteligente, transportan cada módulo a la estación de trabajo correspondiente.

De forma paralela a la línea de producción, Audi Hungría ha instalado tres bancos de pruebas en el departamento de desarrollo de motores, para la realización de ensayos y pruebas de carga continua.

Los trabajadores han recibido una formación adicional en el centro tecnológico de producción de motores eléctricos, para convertirse en expertos en esta materia.

En 2017, la planta de Hungría fabricó 1.965.165 motores, lo que convirtió a Audi en uno de los principales productores de propulsores del mundo.

En Györ el año pasado se fabricaron seis propulsores diferentes de gasolina y tres diésel, con potencias comprendidas entre los 63 kW (86 CV) y 470 kW (639 CV).

Aproximadamente, 6.000 empleados fabrican alrededor de 9.000 motores diarios, destinados a las 32 fábricas del Grupo Volkswagen.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.