Más de un millar de personas participan en Sevilla en Marcha por la Dignidad

Más de mil personas han secundado hoy en Sevilla una manifestación, convocada por la Marcha de la Dignidad, "contra el paro, la precariedad, los recortes y el pago de la deuda" y para reivindicar "pan, trabajo, techo y dignidad".

Al inicio de la manifestación, que partió desde el Prado de San Sebastián hasta el Parlamento andaluz, el coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, que encabezaba una pancarta, ha dicho, en declaraciones a los periodistas, que es un "aviso a navegantes", en referencia al PP y "a los que le han llevado al Gobierno", de que la "gente no se va a resignar a que sigan las políticas de recorte".

Ha defendido la movilización como "expresión de una sociedad que no se resigna" ante los recortes y ante los "muchos conflictos" que hay en España como la pobreza energética, los pensionistas "que estiran su pensión para ayudar a sus hijos pero no les llega para cubrir gastos", la precariedad laboral y la emigración de los jóvenes a buscar trabajo fuera.

"Vamos a estar con esa gente y hay que unir todos los conflictos para cambiar el modelo neoliberal, que provoca una ruptura social", ha afirmado Maíllo, quien ha abogado por crear un "bloque alternativo" frente al que representan el PP, el PSOE y Ciudadanos.

También ha acudido a la manifestación el dirigente del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) y diputado de Podemos por Jaén Diego Cañamero, quien ha reivindicado la lucha en la calle y las movilizaciones para cambiar las políticas del PP.

En la Marcha de la Dignidad-Andalucía participan numerosas organizaciones, entre ellas los sindicatos SAT, USTEA, CGT y CNT, organizaciones sociales como Frente Cívico, Constituyentes, Renta Básica YA! o Marea Verde, y organizaciones políticas como IU, PCA, IZAR y UJCE.

Los representantes del SAT portaban una pancarta en la que pedían la libertad del exconcejal de Podemos por Jaén Andrés Bódalo, encarcelado por agredir a un socialista de Jódar (Sevilla).

Los manifestantes portaban sobre todo pancartas del PCE-PCA, del SAT y de CGT, así como banderas republicanas, y gritaban consignas anticapitalistas y frases como "no hay pan para tanto chorizo", entre otras.

Al final de la manifestación se ha leído un manifiesto en el que se afirma que "se hace más necesario que nunca tomar las calles y que, a través de la movilización, se vuelva a poner en el escenario político las necesidades de los y las de abajo que se han ido difuminando en este período".

Plantean el impago de la deuda para defender los servicios públicos, prohibir los despidos y el reparto del trabajo para acabar con el paro, la lucha feminista para acabar con la violencia machista y el patriarcado, y la defensa de las libertades.

También apuestan por avanzar hacia la construcción de una huelga general.

Bajo la premisa de "no hay que perder el tiempo" las organizaciones de la Marcha por la Dignidad inician con esta movilización de Sevilla el "punto de partida para abrir un ciclo de luchas y movilizaciones centralizadas a nivel estatal".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.