CSI-F insta a la Junta a paralizar las Unidades de Gestión Clínica

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) ha instado hoy a la Junta a paralizar la puesta en marcha de las Unidades de Gestión Clínica y ha advertido de que "la falta de claridad del Decreto puede generar problemas en la gestión sanitaria de la comunidad".

En un comunicado, el sindicato ha denunciado que la Consejería de Sanidad no sólo no ha despejado las dudas sobre la inseguridad jurídica en la que, según alerta, quedarían los profesionales sanitarios adscritos a estas unidades de gestión, sino que ha incrementado la incertidumbre y preocupación.

CSI-F ha insistido en que "la buena voluntad" de la Consejería de Sanidad no resuelve la inseguridad jurídica en la que los profesionales sanitarios quedarán con la imposición de las unidades, "con una Orden y un Decreto anterior que no generan confianza y que tienen muchas lagunas", dice la nota.

El sindicato ha advertido de que el Gobierno reformó el Estatuto Marco -con un rango superior al Real Decreto- que la Junta quiere aplicar, por lo que con esa modificación puede que las Unidades de Gestión Clínica permitan una privatización de algunos servicios y que los funcionarios pasen a régimen estatutario de personal laboral.

El presidente autonómico del sector de Sanidad de CSI-F, Juán-Carlos Gutiérrez-Rodilla, ha afirmado que no pueden apoyar la nueva Orden de desarrollo del Decreto de creación de las Unidades de Gestión Clínica porque no resuelve las dudas que trasladaron en su día, cuando rechazaron el Decreto.

Por otra parte, CSI-F también ha denunciado que la Administración regional tampoco concreta cuándo y cómo van a darse los incentivos económicos para los profesionales que participen en las nuevas unidades de gestión.

Asimismo, CSI-F ha reclamado que se informe sobre el porcentaje y grado de voluntariedad del personal interino que se incorpore a las Unidades de Gestión Clínica, pues el sindicato teme que se les presione dado su precariedad laboral.

También teme que se produzcan cambios en las jefaturas de servicio y en los supervisores de enfermería en favor de personas más "dóciles" en la implantación de las nuevas unidades, sin valorar otras cuestiones profesionales, según ha señalado el sindicato.

Además, CSI-F ha pedido que se aclare cómo se decidirá que un paciente se lleve a la unidad de gestión o por el contrario, al servicio normal, en caso de existir ambos.

Por último, el sindicato ha alertado del riesgo de que otros servicios como el laboratorio o radiología "se pongan al servicio prioritario de las unidades de gestión en prejuicio de otros", como se ha realizado ya en alguna de las experiencias piloto, según ha afirmado el sindicato.EFE

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.