12 de Diciembre, 17:04 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

seguridad vial

Más de nueve millones de conductores no saben que pueden ir a la cárcel por un delito de seguridad vial

Daniel Roldán)

Cuando se superan los diez años de la entrada en vigor de la última gran reforma sobre seguridad vial (el endurecimiento de penas con la incorporación del carné por puntos), las consecuencias de la temeridad al volante continúan siendo totalmente desconocidas. Más de 9,1 millones de conductores, casi un tercio de los ciudadanos que tienen un carné de conducir, ignoran que pueden ir a prisión por cometer un delito en la carretera, según señala el estudio de la Fundación Línea Directa 'Delitos y criminalidad vial en España' presentado esta mañana y que repasa la situación judicial durante esta última década.

El estudio recoge, con datos de la Memoría de la Fiscalía, que más de un tercio de los delitos que se cometen en España son en materia de seguridad vial y que entre 2008 y 2015 se han superado los 900.000 procedimientos, con el pico más alto en 2011 (140.650 casos) y ha decrecido durante los últimos ejercicios hasta situarse por debajo de los cien mil (hace dos años fueron 97.927). En cuanto a las condenas, el 85% de los 650.000 conductores condenados en esos ocho años analizados lo fueron en juicios rápidos. Además, cada vez hay más sentencias condenatorias. "Se ha pasado del 66,5% de 2008 a un 85% en 2015", apuntó Francisco Valencia, director general de la Fundación Línea Directa.

Este aumento se da en los cuatro principales delitos al volante. La conducción sin permiso aumenta 42 puntos, pasando de un 40,6% de condenas por este delito a un 83%; algo similar ocurre con la conducción temeraria, que pasa del 31,9% en 2008 al 72,5% o la velocidad (del 28,5% al 58,3%), este último gracias a la instalaciones de más radares en las carreteras. Los delitos por alcohol y drogas se mantienen constantes y solo suben seis puntos en estos años (del 79,7% al 85,6%). Precisamente este último apartado es el mayoritario entre los delitos: seis de cada diez son por conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas. El 26,9% es por conducir sin permiso, el 6,9% por conducir con grave riesgo, el 3,5% por negarse a realizar las pruebas de alcoholemia o drogas, un 2% por conducción temeraria y un 0,5% por velocidad.

 Sin embargo, estos delitos no se corresponden con los motivos que han llevado a que 1.127 personas estén en prisión. "Aquí hay un importante factor que es la reincidencia porque son condenas que no superan los dos años de cárcel", indicó Valencia, que reconoce que no hay datos de cuántas personas han cometido varios delitos. Si no, no se puede entender que la conducción sin permiso acapara cuatro de cada diez motivos de entrada en prisión, pero que el homicidio imprudente solo representa el 22% de los internamientos. A continuación se sitúan los positivos en drogas y alcohol (20%), la conducción temeraria (8%), la negativa a someterse a las pruebas (6%) o el exceso de velocidad (3%).

En cuanto al perfil de los condenados, destaca que son hombres en su inmensa mayoría (97%), con una edad entre los 41 y los 50 años, que han cometido un delito por drogas, alcohol o conducir sin carné y que la pena más habitual es la privación del permiso y la multa judicial.

A pesar de esta realidad, un tercio de los conductores desconoce que una grave imprudencia al volante puede terminar en una celda. Cuatro de cada diez encuestados por la Fundación Línea Directa desconoce que conducir bajo los efectos de las drogas de un delito; la mitad reconocía que ignoraba que hacerlo sin carné también es delito y un 83% no se sabe qué tasa de alcohol y qué límite de velocidad es delito. No obstante, cuando se les cuestiona sobre qué delitos reclaman, se decanta por llevar a los niños sin SRI, conducir con un móvil, más dureza con el alcohol o conducir sin seguro. Además, el 19% quiere imponer más pena a los conductores famosos. "El 'caso Farruquito', entre 2003 y 2007, tuvo un gran impacto y coincidió en el tiempo en la reforma del Código Penal. Creemos que influyó en la alarma social", indicó Valencia.

publicidad
publicidad