20 de Enero, 22:39 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

medio ambiente

España necesita seis millones de coches eléctricos para cumplir el acuerdo de la UE sobre emisiones

J. Luis Alvarez

Un informe recoge que haría falta una inversión anual de 650 millones hasta 2030 para reducir la contaminación hasta los registros de 1990

 A partir de 2025 solo podrán acceder al centro de Madrid los coches eléctricos y los híbridos, mientras que tendrán prohibida su circulación los de gasolina anteriores al año 2000 y los diésel matriculados antes de 2006. La medida afecta a uno de cada tres vehículos que circulan por la ciudad en la actualidad, según Audatex. Pero es que en España los automóviles de más de diez años representan el 57% del parque y los menores de cinco años el 17%. Sin embargo, el futuro del parque automovilístico de motores de combustión puede estar en el aire.

El transporte es el responsable de la cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero. La hoja de ruta fijada por la Unión Europea pasa por reducir esas emisiones entre un 80 y un 90% hasta 2050, para volver a los registros de 1990. El estudio 'Un modelo de transporte descarbonizado en España en 2050', elaborado por Monitor Deloitte, describe que esa transformación del sector necesitaría una inversión de entre 6.000 y 11.000 millones de euros hasta 2030, «lo que supone un desembolso anual de 650 millones». En ellos estarían incluidas las ayudas a la sustitución del parque automovilístico de seis millones de vehículos con motor de combustión por otros tantos eléctricos, según explica Alberto Amores, responsable de Energía y Recursos Naturales de la firma.

A finales de 2015, según los últimos datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), había en España de 6.500 vehículos eléctricos en España, «cifra irrelevante en un parque de 22 millones de coches». A ese dato hay que sumar que durante 2016 se matricularon 4.746 vehículos eléctricos, con un crecimiento del 51,5% respecto a 2015, según datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), de manera que el parque español, hoy en día, podría superar las 10.000 unidades eléctricas.

El estudio de Monitor Deloitte, que marca pautas para llegar a los objetivos del 'roadmap' de la UE, establece que para cumplir lo marcado para la descarbonización en el año 2030, España tendría que tener en marcha esos seis millones de coches eléctricos. Pero es más, el documento apunta que en 2050 debería haber en circulación entre siete millones (en un escenario de movilidad autónoma y compartida) y 22 millones (en un escenario de uso de movilidad como el actual).

Al ritmo actual de 4.700 vehículos, en 2030 solo habría poco más de 155.000 vehículos. De entrada, el estudio advierte de que a partir de 2040 «no debería poder venderse» ningún vehículo con motor de combustión interna y recomienda que desde 2025, «no puedan circular» por el centro de las ciudades. Barcelona ya ha puesto fecha, 2020, para que los coches más contaminantes no se puedan mover por el área metropolitana. El informe añade que ya en 2030 «es recomendable» que todos los autobuses urbanos sean eléctricos.

Amores detalla que el motivo de la baja penetración de los eléctricos en España tiene que ver con su precio. Actualmente los eléctricos son entre un 5% y un 24% más caros que los convencionales. Además, los incentivos para su compra en España «son escasos». Por ello, continúa el experto de Deloitte, hay que establecer un «ambicioso plan de incentivos», con especial incidencia en los fiscales, a la compra de vehículos eléctricos por valor de 700 millones de euros hasta 2025. «De esta forma, se reduciría el precio total del coche eléctrico en un 20% frente a uno convencional», añade. De manera paralela desaparecerían las ayudas a la adquisición de vehículos con motor de combustión.

Electrolineras

Otro de los problemas que se enfrenta la movilidad eléctrica es la infraestructura de recarga. En España hay actualmente 1.700 postes. El objetivo de los puntos de recarga particulares pasa por instalar unos de 230.000 en 2020, entre 1,2 y 1,6 millones en 2025; entre 2,4 y 3,4 millones en 2030.

A ellos se sumarían los postes en vía pública, que serían unos 4.000 en 2020, entre 40.000 y 50.000 en 2025; entre 65.000 y 95.000 en 2030. Por su parte habría que crear electrolineras rápidas y semirrápidas (en centros de trabajo, centros de ocio, estaciones de servicio, garajes públicos y autopistas): 11.000 en 2020, entre 40.000 y 50.000 en 2025; entre 35.000 y 50.000 en 2030.

Para el responsable de la campaña de emisiones y contaminación de la organización ecologista Greenpeace, José Luis García, en España el estudio de Deloitte marca unos plazos «muy lentos». «Vamos bastante despacio en todo lo que es la electrificación del sector transporte». A su juicio, «tenemos incentivos perversos a la hora del uso de los combustibles, dado que son más baratos el diésel y la gasolina que la electricidad, y somos uno de los países donde tienen la fiscalidad más baja». «Y, además, seguimos subvencionando el diésel con una fiscalidad más favorable respecto a la gasolina», añade. García también denuncia que «no se ha hecho nada para la dotación de postes para la recarga» de los vehículos eléctricos.

publicidad
publicidad