Finanzas.com

Recordar mis datos | 縊lvidaste tu contrase馻?

縮abes cu醠es son?

Los ocho tipos de vecinos con los que podr韆s tener problemas legales este verano

finanzas.com

En verano hacemos m醩 vida social y, en ocasiones, traspasa los l韒ites de la convivencia con determinados tipos de vecinos. En Leg醠itas hemos clasificado a los principales en funci髇 de las consultas que nuestros clientes nos plantean, despu閟 de ser sometidos a m醩 de una situaci髇 que puede hacernos desenterrar el hacha de guerra este verano:

1.- "El fiestero" Si nuestro vecino organiza fiestas en una zona com鷑, como la azotea o la piscina, podemos encontrarnos ante un uso indebido de los elementos comunes de la finca, salvo que, con car醕ter previo, hubiera obtenido permiso de la Comunidad a trav閟 de la Junta o que este uso est autorizado en los propios Estatutos. Si este no fuera el caso, el presidente o el administrador, por propia iniciativa o a solicitud de alg鷑 vecino, ser醤 los encargados de solicitar a estos vecinos que dejen de realizar este tipo de celebraciones que pueden resultar molestas. Si este apercibimiento no bastase y los vecinos persistieran en el incumplimiento, la Comunidad podr iniciar acciones legales en v韆 judicial. Este tipo de actividades no solo exige que sean autorizadas para las zonas comunes, sino tambi閚 para aquellos propietarios que tienen pisos bajos y disponen de patio o jard韓 y tambi閚 para los 醫icos que disponen de una terraza amplia.

2.- "El experto en barbacoas"

Al vecino experto en barbacoas se le aplica todo lo del punto anterior. Aunque no es necesario hacer ruidos para disfrutar de unas buenas brasas, si se hiciera uso de una barbacoa y el humo fuera excesivo, aunque no sea necesario permiso expreso del Ayuntamiento, s podremos llamar a la Polic韆 local, quien podr dar traslado al Ayuntamiento para una posible sanci髇 por convivencia ciudadana, adem醩 de obligarle a que la apague. Por otro lado, habr que cumplir tambi閚 lo dispuesto en nuestro municipio sobre la realizaci髇 de fuego, en caso de que por riesgo de incendio se haya establecido alguna restricci髇.

3.- "Los ni駉s de la siesta" Descansar parece m醩 f醕il si, a la hora de la siesta, dejamos a nuestros hijos que salgan de casa y accedan a las zonas comunes para jugar, cantar o bailar. No obstante, para que haya restricciones en el uso de estas zonas para la pr醕tica de juegos por parte de los menores, as como las horas en las que los mismos pueden hacer uso de esas zonas comunes, tienen que estar expresamente reguladas por la normativa de r間imen interno o, en su defecto es necesario que se haya acordado este uso en alguna Junta de Propietarios, aunque haya sido tratado de forma puntual. Si no est regulado o se hace fuera de los horarios permitidos, el propietario afectado puede requerir a los padres de los ni駉s para que dejen de realizar esa actividad. Lo puede hacer 閘 mismo o solicit醨selo al presidente de la Comunidad o al Administrador. En caso de que ese requerimiento no surta efecto, podemos acudir a los tribunales y solicitar al Juez que le imponga una sanci髇 econ髆ica.

4.- El "regante universal" El "regante universal" responde a un perfil vecinal que encuentra en el riego de sus plantas la soluci髇 a cualquier mal, depositando litros y litros de agua sobre ellas sin avisar y a cualquier hora del d韆. Si ese comportamiento es habitual y genera molestias al resto, podremos requerir al propietario, bien nosotros mismos o a trav閟 del Presidente o Administrador para que deje de hacerlo o ante su negativa acudir a los tribunales. Si el agua no fuera solo agua, especialmente en el caso en el que se a馻dan sulfatos que puedan causar da駉s en las pertenencias de los vecinos de abajo, se puede solicitar una indemnizaci髇 en base al art韈ulo 1.902 del C骴igo Civil. Esta cantidad incluir cualquier tipo de da駉, como el de la ropa tendida que se haya deteriorado o el da駉 f韘ico que nos haya causado, si hubiera ca韉o encima de alguna persona. En algunas comunidades, sobre todo en las antiguas, es frecuente ver como algunos propietarios sacan sus plantas a las zonas comunes mientras las riegan o simplemente para que se aireen. Si con su actividad causasen molestias a otros vecinos no podr醤 hacerlo. En el requerimiento que se les realice para que desistan de esta pr醕tica, se les puede avisar de que si contin鷄n, al estar las plantas en zona com鷑 se proceder a retirarlas y depositarlas en otro lugar que podr韆 ser la misma puerta de su propietario. Esto es aplicable a vecinos que dejan, en zonas comunes no autorizados para ello, enseres como la bicicleta o el carrito del beb.

5.- El "Disc jockey" del bar de abajo Con la llegada del buen tiempo muchos bares y restaurantes sacan sus mesas a la calle, en ocasiones incluso con m鷖ica, y eso conlleva un ruido ambiental que puede resultar muy molesto para los vecinos que viven en los pisos cercanos. Los ayuntamientos son los que competentes para controlar este tipo de contaminaci髇 ac鷖tica y su acci髇 es de dos tipos: preventiva, a trav閟 de las autorizaciones pertinentes para su instalaci髇; o correctora, imponiendo medidas para eliminar las molestias y sancionando a los establecimientos que incumplan la normativa vigente en esta materia a trav閟 de multas principalmente. Adem醩, en caso de inspecci髇 el ayuntamiento podr repercutir el coste de la misma sobre el titular del establecimiento. Si es nuestro caso, podemos denunciar los hechos a la polic韆, para que puedan ser constatados por los agentes, as como interponer una queja ante el ayuntamiento.

6.- El "obrero de verano" Es frecuente que en verano se realicen obras en la vivienda, pero no se pueden hacer cuando a uno le venga en gana. Las molestias que suponen las obras afectan a los vecinos (ruido, suciedad...) por lo que es siempre una fuente de conflictos. El horario en el que se pueden realizar las obras est regulado en ordenanza en cada municipio. A modo de ejemplo, en Madrid est醤 prohibidas (salvo autorizaci髇 municipal expresa) de 22h a 7h de lunes a viernes y los s醔ados y festivos de 22h a 9h.

7.- El "due駉 de la piscina" La Comunidad, a trav閟 de las normas de r間imen interno del uso de la piscina, pueden establecer un l韒ite de acceso respecto de familiares y amigos, estableciendo un n鷐ero m醲imo de invitados por vivienda, algo que, en muchas ocasiones se salta alg鷑 vecino impidiendo al resto un disfrute tranquilo de las instalaciones. A veces, podemos encontrar este tipo de limitaciones en los Estatutos de la Comunidad. Se hace para evitar precisamente el abuso de este tipo de vecinos que act鷄n como si la piscina de la Comunidad fuera de uso personal y se dedican a invitar indiscriminadamente a un gran n鷐ero de personas para utilizarla.

8.- La "mujer del topless" La vecina que desee realizar esta actividad deber cerciorarse de la existencia de alg鷑 tipo de prohibici髇 expresa, puesto que esta pr醕tica podr韆 ser regulada en normas de r間imen interno por la Comunidad, aprobada al amparo del art韈ulo 6 de la Ley de Propiedad Horizontal que establece que "para regular los detalles de la convivencia y la adecuada utilizaci髇 de los servicios y cosas comunes, y dentro de los l韒ites establecidos por la Ley y los estatutos, el conjunto de propietarios podr fijar normas de r間imen interior que obligar醤 tambi閚 a todo titular mientras no sean modificadas en la forma prevista para tomar acuerdos sobre la administraci髇." Por tanto, si la comunidad prefiere que no se haga topless en la piscina deber fijarlo as en normas de r間imen interno aprobadas por mayor韆 simple.

publicidad
publicidad