Vocento 15 años 21 de Noviembre, 11:01 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

El Gobierno solicita un requerimiento formal sobre lo que Puigdemont declaró ayer

finanzas.com

El Consejo de Ministros ha acordado solicitar un requerimiento formal al president de la Generalit Carles Puigdemont en los próximos cinco días y es "previo a cualquier de las medidas que el gobierno puede adoptar al amparo del Artículo 155" de la Constitución, que da la potestad al gobierno central para suspender la autonomía. . En dicho requerimiento, Puigdemont tendrá que ratificar lo que expuso ayer en el Parlament de Cataluña cuando declaró unilateral la independencia catalana, aunque posteriormente la suspendió para abrir un diálogo en las próximas semanas. En su comparecencia ante los medios, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que no ha admitido preguntas, ha confirmado que dependiendo de la respuesta de Puigdemont el Estado articulará los mecanismos siguientes para evitar la incertidumbre no solo a los españoles sino también a los catalanes.

"Este requerimiento previo pretende ofrecer a los ciudadanos la seguridad y tranquilidad. El gobierno quiere ofrecer certeza a los españoles y en espacial a los catalanes. Y quiere quitar todas las dudas generadas por la Generalitat. La respuesta que de, marcará el futuro de los acontecimientos de los próximos días. Si restablece la normalidad institucional se pondría fin al periodo de tensiones es todo los que quieren y esperan. Es urgente poner fin a la situación que se está viendo en Cataluña. Que vuelva la seguridad, tranquilidad y el sosiego", ha asegurado durante su intervención Mariano Rajoy.

"Con la contestación tiene la oportunidad de atender al clamor y las peticiones que desde tantos ámbitos se le han hecho para recuperar la armonía en Cataluña. Seguiré actuando con prudencia y responsabilidad. Teniendo siempre presente el bienestar de los catalanes y el conjunto de los españoles", dando a entender que todavía hay tiempo para parar la maquinaria del Estado, ha advertido Rajoy..

Rajoy, que acude esta tarde al Congreso de los Diputados a petición propia, está siguiendo los pasos establecidos para poner en marcha el artículo 155 de la Constitución que supone la intervención de la autonomía catalana por el Estado y la convocatoria de nuevas elecciones.

Artículo 155

El 155 siempre ha sido considerado como el último recurso. De hecho, representantes de los partidos nacionales admiten que durante mucho tiempo este artículo ha sido «demonizado», una bicha que entre los nacionalistas se mentaba para imputar al Gobierno central pretensiones recentralizadoras. Pero el proceso de independencia de Cataluña liderado por Carles Puigdemont ha convertido en más real que nunca la posibilidad de implementarlo por primera vez en la democracia. Curiosamente, solo una vez estuvo el 155 tan cerca de ser aplicado. En 1989, el Gobierno de Felipe González envió un requerimiento a Canarias para que aplicara el desarme arancelario establecido en el Tratado de Adhesión a la Comunidad Europea. Bastó con el primer paso de un proceso mucho más complejo.

Las reacciones de los principales Estados europeos no han tardado. El Gobierno alemán rechazó hoy mediar ante el conflicto catalán al verlo como "un asunto interno español", reiteró su apuesta por el diálogo dentro de la Constitución y garantizó que una declaración de independencia por parte de las instituciones catalanas "no tendría ningún reconocimiento". "Cualquier tipo de declaración de independencia por parte de las instituciones catalanas sería ilegal e inaceptable y no tendría ningún reconocimiento", subrayó en rueda de prensa la viceportavoz del Ejecutivo, Ukrike Demmer.

La canciller Angela Merkel, subrayó la viceportavoz, confía tras el pleno celebrado ayer tarde en el Parlamento catalán que se pueda iniciar un diálogo y "encontrar soluciones dentro de la Constitución española". "De lo que se trata para nosotros es de respetar el orden constitucional y la unidad de España y de garantizar los derechos y libertades de todos los ciudadanos", subrayó Demmer, quien mostró su apoyo expreso a la posición del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Berlín descarta una mediación europea en el conflicto catalán porque, reiteró la viceportavoz, "es un asunto interno de España" que debe ser abordado dentro del orden democrático y constitucional de ese país. "Nuestra posición no ha cambiado; sigue siendo un asunto interno español en el que no aspiramos a un papel de mediación", señaló al ser preguntada por el deseo del Gobierno de Cataluña de que Europa actúe como mediadora.

Antes de que el Gobierno alemán expresara su posición oficial, el ministro de Exteriores, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, había emitido un comunicado para apostar también por "el diálogo sobre la base del estado de derecho y en el marco de la Constitución española".

publicidad
publicidad
publicidad