Vocento 15 años 18 de Octubre, 13:09 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

1-O

La Fiscalía ordena a los Mossos precintar los colegios y mantenerlos cerrados

Melchor Sáiz-Pardo

La policía catalana, que comenzó hoy a identificar a los responsables de los centros, también deberá retirar urnas de las inmediaciones

Un día después de que el fiscal jefe de Cataluña, José María Romero de Tejada, ordenara a los Mossos d'Esquadra identificar a los responsables de los colegios electorales, cargó sobre las espaldas del cuerpo policial que dirige el major Josep Lluís Trapero la responsabilidad que estaba intentado esquivar desde el principio: impedir la apertura de los entre 2.600 y 2.700 colegios previstos. Y no solo ello, tienen que garantizar que estos centros estarán precintados, cerrados al público y totalmente vacios desde primera hora del sábado hasta las 21 horas del domingo. La dirección de la policía catalana mostró su «procupación» por la orden porque pone «en grave riesgo» la seguridad ciudadana y se les puede estar «empujando a ser partícipes de una grave problema de orden público».

Las órdenes hechas públicas hoy y que Romero de Tejada dirige a Trapero son taxativas y regladas e, incluyen de forma explícita, el uso de la fuerza. Los Mossos, recoge el texto, deberán «precintar los locales o establecimientos que han sido o sean designados como puntos de votación». Tendrán asimismo que «desalojar» a las «personas que hubiera en el lugar destinado a la votación, con identificación de los responsables y participantes en la ocupación, incautando los efectos destinados a facilitar la votación, especialmente urnas, equipos informáticos, papeletas y documentación o propaganda electoral». Este último párrafo -explicaron fuentes jurídicas- es una referencia al llamamiento de la CUP y otros sectores independentistas a ocupar los locales electorales desde prácticamente el inicio del fin de semana.

Las instrucciones de la Fiscalía catalana, que el propio Romero de Tejada expondrá este miércoles a Trapero en la reunión de coordinación en Barcelona a la que acudirán también los mandos del Ministerio del Interior, son especialmente exhaustivas para dejar claro que serán los Mossos los responsables de que ese cordón de seguridad que deberá blindar los colegios durante el sábado y el domingo no sea violentado. Los policías catalanes -remarca el Ministerio Público- no deberá limitarse a poner un precintado «visible y efectivo», usando material «inviolable» para el sellado y poniendo carteles que avisen de la responsabilidad penal en la que incurrirán los infractores. Los agentes autonómicos, ordena el fiscal, también se encargarán de «vigilar la integridad de los precintos» hasta la noche del domingo. Serán ellos los que se encarguen de identificar las personas que rompan los cordones y de reponer, tantas veces como sea necesario, ese precinto. Todo ello al margen de levantar los correspondientes atestados. La CUP ha anunciado que en caso de que se sellen los colegios romperían los sellos.

Más fuerza

Echar a los intrusos que ocupen los colegios no será el único momento tenso. La Fiscalía también prevé el uso de la fuerza por parte de los Mossos contra los que se personen para constituir las mesas el domingo. El Ministerio Público ordena «amplios dispositivos» para «impedir el acceso de los responsables de la conformación de la mesa y demás taras previas a la votación».

Los agentes catalanes tienen a partir de hoy órdenes de evitar que las urnas se trasladen a no menos de cien metros de los colegios electorales, aun cuando las mesas se instalen en espacios públicos.

La Fiscalía también anticipa al cuerpo que dirige Trapero que no quiere excusas por la falta de efectivos para llevar a cabo un despliegue de estas características tan vastas. El Ministerio Público subraya que si los Mossos no se bastan con sus «propias reservas» podrán «solicitar los apoyos necesarios de los efectivos de las fuerzas de seguridad del Estado».

     Entretanto, los Mossos comenzaron hoy a cumplir la anterior orden de Romero de Tejada y procedieron a indentificar a los responsables de los colegios electorales, retirar material electoral y advertirles de que pueden incurrir en responsabilidades penales si facilitan la apertura de los centros. Trapero burocratizó el procedimiento, ordenando a sus agentes que rellenaran un formulario tras la entrevista con cada uno de los responsables de las instalaciones. No consta que se produjeran incautaciones de material electoral.

publicidad
publicidad
publicidad