Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

política

El independentismo presiona a los Mossos para que permitan la votación

Cristian Reino

Las fiscalías provinciales trasladan a los mandos policiales las órdenes para impedir el referéndum

Los Mossos d'Esquadra siempre han pedido que se les deje al margen de las luchas partidistas, pero el proceso soberanista les ha situado en el centro de todas las miradas, pues en sus manos pueden estar las decisiones de retirar urnas o detener alcaldes soberanistas. Por ello, la CUP presionó ayer a la Policía catalana para que ignore las órdenes que le lleguen de los jueces y de la Fiscalía y esté al «lado de la gente», permitiendo la celebración del referéndum.

«Los del tricornio están en contra de los derechos civiles y políticos de la ciudadanía. Esperamos y confiamos en que los Mossos estén a favor», advirtieron los anticapitalistas. Desde el Gobierno catalán, en este caso de manera velada, también lanzaron un aviso. Aunque los Mossos no responden a «instrucciones políticas», recordó el consejero de Justicia, Carles Mundó, sus «prioridades» en materia de seguridad no deben pasar por «perseguir urnas», afirmó, lo que pudo interpretarse como un aviso para navegantes a los mandos policiales autonómicos.

De aquí al 1-O, las presiones irán en aumento. Sobre todo al mayor del cuerpo, Josep Lluís Trapero, que el martes recibió órdenes expresas del fiscal general de Cataluña para que tome las medidas necesarias para impedir la celebración del referéndum , como requisar urnas, sobres electorales o manuales de instrucciones para los miembros de las mesas. Tras su reunión con el fiscal, Trapero acató la orden y transmitió a «todas las unidades» de la Policía catalana las indicaciones de la Fiscalía de investigar los preparativos del referéndum.

Con Trapero

Esa orden se completó ayer con la instrucción de los fiscales jefe de Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona a los mandos territoriales de los Mossos d'Esquadra, Guardia Civil y Policía Nacional. En el caso de los Mossos, los fiscales provinciales ordenaron que comuniquen a los jefes de las policías locales de sus respectivos ámbitos territoriales que elaboren atestados sobre cualquier preparativo del referéndum.

Y mientras aumenta la presión sobre cada uno de sus actos, los sindicatos policiales salieron ayer en defensa del mayor de la Policía catalana. Los sindicatos creen que Trapero, acatando la orden de la Fiscalía, ha hecho lo que tenía que hacer, pues su obligación, señalaron, es obedecer las órdenes de jueces y fiscales, actuar ante los requerimientos judiciales y cumplir y hacer cumplir la ley.

En cualquier caso, no todo es blanco o negro. «Tenemos claro que si el fiscal o el juez nos da una orden, tenemos que cumplirla», según señala un mando intermedio del cuerpo. «Los Mossos acataremos la orden de ir a un colegio a requisar urnas, pero, ¿qué pasa si al llegar al centro electoral nos encontramos cientos de personas bloqueando la puerta?», plantea. «¿Tenemos que cargar? De ninguna manera, en ocasiones, por motivos de seguridad y para evitar males mayores, iremos al colegio y no podremos completar la orden judicial», vaticina.

publicidad
publicidad
publicidad