Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

reino unido

May sienta a Boris Johnson en su Gobierno

La primera ministra británica recupera al líder estrambótico del 'Out' y promete reparar la división social del país

Theresa May subrayó un compromiso especial con las familias trabajadoras en su primer discurso como jefa de Gobierno de Reino Unido. May aceptó ayer el encargo de la reina Isabell II de ser su decimotercera 'premier' y la segunda mujer al frente de la política del país en la historia contemporáne. Inmediatamente anunció varios nombramientos de su Gabinete, que será completado hoy.

La ocupación del número 10 de Downing Street por los nuevos inquilinos, Theresa May y su marido, Philip, fue completa porque, como ya hicieron Tony Blair y Gordon Brown, los Cameron vivían en el apartamento del número 11, más adecuado para una amplia familia, y los Osborne en el 10. George Osborne, el amigo del primer ministro dimitido, renunció a la continuidad, después de que May nombrase al hasta ahora responsable de Exteriores, Philip Hammond, como titular de Economía y Hacienda.

Hammond ya se encaminaba hacia puestos económicos del Gobierno conservador cuando la victoria ajustada de 2010 obligó a formar la coalición con los liberal-demócratas. Dos incógnitas que han dejado las extrañas consecuencias del 'Brexit' son si el Gobierno abrazará la idea de un amplio plan de infraestructuras, además de relajar sus objetivos fiscales, y si realmente optará por convertirse en un área económica satélite con fiscalidad bajísima para las empresas. Pero la renuncia de George Osborne significa que no habrá continuidad en el estilo de gobernar. Hammond es uno más de los hombres y mujeres grises y con ambición de ser eficientes que ascenderán con la nueva líder.

Theresa May designó además a Boris Johnson como ministro de Exteriores, una cartera que estaría separada de un nuevo Ministerio para el 'Brexit'. El nombramiento de Johnson, líder estrambótico del 'Out', que tendrá que solapar sus funciones con las de la negociación de la salida de la UE, habrá sorprendido en algunas capitales europeas.

May pronunció un breve discurso al regresar del palacio de Buckingham y ante la puerta de Downing Street, en el que destacó como su prioridad la reparación de la división social en el país. «Si eres de una familia corriente de clase trabajadora, la vida es mucho más dura de lo que la gente imagina en Westminster», leyó May. «Tienes trabajo pero no siempre seguridad en mantenerlo. Tienes tu casa, pero te preocupa el pago de la hipoteca. Estás viviendo con lo justo y te preocupa el coste de la vida y llevar a tus hijos a una buena escuela».

«Si eres una de esas familias, estás trabajando a todas horas, haciéndolo lo mejor posible, voy a dirigirme a ti directamente. El Gobierno que yo lideraré no servirá a unos pocos privilegiados sino a ti, no tomará las grandes decisiones para los poderosos, sino para ti», añadió. Mencionó los impuestos que benefician a los ricos, la justicia penal que discrimina a los negros, la movilidad social que no alcanzan quienes se educan en escuelas estatales.

El discurso de May sorprendió por la radicalidad de algunas frases, aunque, hija de un vicario de la Iglesia de Inglaterra, se ha alineado tradicionalmente con la corriente de 'una nación' del Partido Conservador, más dominante antes de la llegada de Margaret Thatcher. La Dama de Hierro dio al concepto de 'una nación' un carácter diferente, basado no en la mera conciencia religiosa de caridad y cohesión social sino en la necesidad de primar el esfuerzo y el mérito. Thatcher ya citó a San Francisco de Asís al entrar por primera vez en Downing Street, en 1979.

Humor en la despedida

May elogió a su predecesor, David Cameron, como un «gran primer ministro moderno» y lo asoció también a la idea del conservadurismo de 'una nación'. El ex jefe del Ejecutivo fue despedido con afecto y humor en su última sesión de preguntas en la Cámara de los Comunes, pero con él se va también una idea más patricia de Gobierno y la presencia en tantos niveles del Ejecutivo de exalumnos de las más caras escuelas privadas del país.

Después de felicitar a la primera ministra, Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, dijo que el resultado del referéndum «ha creado una situación entre Reino Unido y la UE que hay que tratar pronto». May ha indicado su preferencia por posponer el comienzo de las negociaciones, y celebrar antes conversaciones informales con los líderes de Alemania, Francia y otros.

publicidad
publicidad