21 de Septiembre, 01:05 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Opinión

Rafael RubioTwiter

Echaremos mucho de menos a Draghi

llave

No se ha marchado y ya se le echa de menos. Mario Draghi sigue mandando con autoridad, pero muy consciente de que está de salida en el  Banco Central Europeo (BCE) y de que sería bueno dejar a su sucesor una institución en medio de una total normalidad. Pero, ha decidido no precipitarse e imponer una política gradual hasta acabar con su programa de adquisición masiva de activos para no poner en peligro sus evidentes y buenos resultados.

Nada volverá a ser igual en el BCE tras la marcha en el 2019 de este italiano que fue recibido con frialdad y escepticismo y ha sabido hacer frente a la fuerte crisis financiera que amenazaba a Europa y a una Alemania más que recelosa con su política. Los ahorradores e inversores deben mucho a Draghi, que impidió con su plan de estímulos monetarios y la compra de activos públicos y privados que tanto la renta fija como la renta variable se precipitaran hacia incontrolables pérdidas en su valoración. Y le deben mucho especialmente los países del sur de Europa, cuya deuda soberana habría sufrido lo inimaginable de no ser por aquellas medidas. La prima de riesgo de España, Italia, Portugal y Grecia no sería ahora la misma si Draghi no hubiera adoptado esas medidas de estímulos monetarios.

Es más que difícil que el que se perfila como su sucesor, Jein Weidmann, actual presidente del Bundesbank y ex asesor de Merkel, tenga el arrojo y la independencia como para actuar como Draghi ante una eventual crisis como la vivida en los últimos años en la Unión Europea.  Por eso, las palabras esta semana del nuevo gobernador del Banco de España, Hernández de Cos, resaltando su propósito de que la institución que ha pasado a controlar tenga más influencia en Europa hay que entenderlas sólo como el lógico propósito de quien acaba de ser nombrado. Y ello pese a que contará con el apoyo del antiguo ministro de Economía, Luis de Guindos, convertido en vicepresidente del BCE para compensar la marcha de Draghi y para que los países del sur europeo mantengan un cierto peso en la institución. Echaremos mucho de menos a Draghi. Ya lo verán.

Rafael Rubio

Presidente del Consejo Editorial de Inversión y Finanzas.com

publicidad
publicidad