21 de Octubre, 14:37 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Opinión

Rafael RubioTwiter

Hora de tomar decisiones

llave

Para aquellos que, empujados por la baja rentabilidad de los depósitos bancarios y la renta fija, se vieron obligados a incluir activos de renta variable en su cartera el ejercicio que termina no ha podido ser mejor. No importa que apenas hayan logrado rentabilidad porque su apuesta primeriza les llevó a no tomar mucho riesgo. En cualquier caso, habrán conseguido más que manteniendo sus inversiones en lo que hasta hace poco se consideraban activos sin riesgo, pero ahora esconden muchas posibilidades de pérdida. Para los más acostumbrados a tomar riesgos, el del 2017 habrá sido un ejercicio magnífico, especialmente si su cartera de renta variable contiene valores bursátiles de otros mercados que no sean sólo el español. Los principales índices de las Bolsas de Estados Unidos, Alemania y Japón concluyen este año con rentabilidades superiores al 20 por ciento. Mientras, la Bolsa española, lastrada por un conflicto catalán que promete más incertidumbre todavía en el futuro, ha ido dejándose sus ganancias y ahora se sitúa por debajo del 10 por ciento.

La lección de este ejercicio para cualquier ahorrador/inversor, especialmente de perfil conservador, es que el riesgo está presente en cualquier activo, que el de renta a variable no es un mercado maligno per se y que diversificar es básico para disminuir riesgo y, al tiempo, buscar mayores rentabilidades. Asumir estas lecciones nos acercará más al perfil de los ahorradores anglosajones que, históricamente, han sacado un mayor partido a las apuestas por la renta variable para bien de sus carteras. Naturalmente, que ello supondrá convivir con incertidumbres inesperadas que pueden afectar al rendimiento de nuestras carteras, pero ello resulta ya inevitable en un escenario, cada día más global, donde casi nada es ajeno a nuestros intereses.

Es buen momento para reflexionar sobre los resultados obtenidos y, tal vez, tomar decisiones sobre la necesidad de hacernos asesorar, de cambiar a nuestros asesores o, simplemente, de adoptar otra mentalidad sobre las estrategias de ahorro. ¿Para qué otra cosa sirve el fin de año?

Rafael Rubio

Presidente del Consejo Editorial de Inversión y Finanzas.com

publicidad
publicidad