Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Opinión

Rafael RubioTwiter

Apriétense los cinturones

llave

El ahorrador/inversor ha de asumir siempre dos cosas importantes: que la placidez en los mercados es efímera y que, cuando surge un problema, al igual que ocurre con las averías de los electrodomésticos, es fácil que venga acompañado de otro igual o de mayor gravedad. La habilidad está en esperar que amaine la tormenta hasta que las cotizaciones recobren los niveles perdidos. Bien es verdad que la tozudez de algunos problemas hace que esa vuelta a la normalidad tarde tanto que el ahorrador difícilmente puede soportarlo.

Este es el escenario que los ahorradores/inversores españoles se han encontrado durante la última semana. Unos mercados con tendencia bajista ante las bravuconadas de un presidente estadounidense al que el dictador norcoreano, Kim Jong-un, parece sacarle de las casillas con sus pruebas balísticas y nucleares. La escalada del conflicto ha impulsado el oro hacia cotizaciones desconocidas como mejor prueba de la incertidumbre y desconfianza en la que vivimos. Al tiempo, el euro se ha revalorizado de manera importante ante el dólar, mientras Donald Trump esconde y saca a su antojo, como si se tratara de un conejo en la mano de un falso mago,  su propuesta de reforma fiscal, que cada día tiene menos creyentes.

Por si esto fuera poco, en España se ha producido lo que parecía inevitable desde hace un tiempo: el choque de trenes entre los secesionistas catalanes, para los que la indignidad de los medios justifica los fines ilegales, con los defensores de la Constitución. Una crisis que afecta principalmente a una sociedad catalana, a la que no se ha dado tiempo a cicatrizar las heridas del terrible atentado de Barcelona, pero que extiende su tensión a toda España y afecta, como no podía ser de otra manera, a todos. Y, naturalmente, ello tiene también reflejo en la Bolsa.

Ante tal escenario, sólo cabe esperar que un mínimo sentido común se imponga entre quienes azuzan estas situaciones. Y así parecen haber reaccionado los mercados bursátiles, que han encajado los golpes, pero sin dejarse llevar por el nerviosismo.

Rafael Rubio

Presidente del Consejo Editorial de Inversión y Finanzas.com

publicidad
publicidad
publicidad