21 de Junio, 13:55 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Opinión

Mejora la situación patrimonial de familias y empresas

llave

La deuda de las familias españolas siguió reduciéndose en 2017, alcanzando el 61 % del PIB (-3 %). Ha bajado un 24 % acumulado desde el nivel máximo alcanzado en 2010. Por lo que respecta a las empresas, la deuda a finales del año pasado representaba un 78 % del PIB con un descenso del 5 % sobre 2016. El descenso acumulado desde sus máximos ha sido del 39 %.

Son datos del Banco de España conocidos hoy.

https://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/InformesBoletinesRevistas/ArticulosAnaliticos/2018/T2/Fich/beaa1802-art15.pdf

La situación patrimonial de los hogares volvió a fortalecerse el año pasado tanto por la continuidad en la caída de la deuda como por el aumento del patrimonio financiero bruto, impulsado por la inversión en activos financieros como por las revalorizaciones. Los hogares invirtieron el año pasado en fondos de inversión seguido por la adquisición de planes de pensiones y seguros y también en depósitos bancarios. Es cierto que la tasa de ahorro bruta de los hogares se situó a finales del año pasado en el 6 % de la renta bruta disponible (RBD), pero la riqueza financiera bruta aumentó un 2,1 %. El patrimonio financiero bruto de las familias se mantuvo en niveles altos de 300 % de la RBD. El principal componente de la riqueza bruta de los hogares son los depósitos, algo más de una tercera parte del total.

Considerando el descenso de la deuda, la riqueza financiera neta siguió creciendo durante el año pasado hasta alcanzar niveles de 192 % de la RBD, con un aumento en el ejercicio del 1,3 %.

Las empresas españolas elevaron ligeramente su tasa de ahorro durante el año pasado hasta niveles de 17,6 % del PIB, cuando su inversión neta financiera se elevó un 7,1 % del producto.

El grueso de la inversión financiera se concentró en renta variable y en depósitos a la vista. 

La nueva financiación recibida por las empresas fue del 4,9 % del PIB, especialmente a través de acciones y otras participaciones. La riqueza financiera bruta de las empresas se mantuvo en 2017 por encima de 200 % del PIB. Las favorables condiciones de financiación que ofrecen los bancos, la intensidad del crecimiento y el optimismo hacia su evolución futura son argumentos de peso para esperar que finalice la reducción del endeudamiento por parte de las familias. Su saludable situación patrimonial también es un factor adicional que anticipa un aumento del saldo de crédito en los próximos meses. Algo que ya está ocurriendo en el caso de las empresas, aunque es previsible que la inestabilidad en los mercados mayoristas favorezca su inclinación por el crédito bancario, más estable y bajo condiciones financieras muy positivas.

José Luis Martínez Campuzano

Portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB).

publicidad
publicidad