Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Opinión

EL CONFIDENTE DE WALL STREET - Eduardo BolinchesTwiter

"La estupidez es para siempre, la ignorancia se puede cambiar". Don Wood. Escritor y artista inglés.

Durante los últimos años, varias personas han especulado sobre si la Eurozona podría romperse en dos zonas bajo el peso de sus propias contradicciones. Y desde hace años he estado diciendo que la Eurozona no sobrevivirá, al menos no en su forma actual y ahora algunas personas muy bien formadas están expresando opiniones similares. Hans-Olaf Henkel, ex presidente persuasivo de la Federación de la Industria Alemana y antiguo partidario incondicional del euro, ha sacado un libro que está teniendo bastante éxito en Alemania en el que aboga por el cisma entre un norte liderado por Alemania y un sur encabezado por Francia. Todavía hay muchos seguidores de la Eurozona que siempre tienden a echar un jarro de agua fría sobre tales sugerencias, aunque el vigor de sus rechazos está disminuyendo con cada uno de los acontecimientos dolorosos. Si me paran a hablar con cualquier gestor de divisas en Europa, será difícil que escuchen que el euro es una buena inversión o que deben dejar el dinero en la zona euro.

Por supuesto, las complejidades técnicas y políticas de una división de Europa son impresionantes, pero la historia de Europa, por desgracia, está llena de sorpresas aparentemente improbables. La fragmentación de las economías europeas entre un Norte que ofrece buenos resultados y un Sur en recesión y tocado por la deuda es un hecho. En el centro del problema se encuentra la brecha de competitividad entre Alemania y Francia. Y esta situación ha empeorado desde que en el mes de mayo François Hollande se alzó con la presidencia de Francia y con ello Francia presentó un punto de vista muy distinto al de la canciller Ángela Merkel. De hecho, éstos últimos se inclinan hacia una división Norte-Sur y parece que esta opción va ganando fuerza también al otro lado del atlántico. El ex secretario de Estado de EE.UU., Henry Kissinger, nacido en Alemania, ha sido tradicionalmente uno de los más firmes defensores de la Unión Europea. Sin embargo, Kissinger, de 89 años, en una entrevista concedida el pasado viernes al diario de negocios alemán Handelsblatt, parece que bajó la guardia cuando habló de la posibilidad de que un "hombre de estado creativo puede generar un sistema en el que la unidad política podría coexistir con dos enfoques económicos diferentes." Kissinger insistió que sus observaciones no deben ser interpretadas a la ligera y se le preguntó si una Europa a dos velocidades podría convertirse en una realidad en vista a la gran divergencia de los patrones económicos y sociales de Europa y respondió "En qué momento se debería considerar la formación de una economía menor, asociación de economías homogéneas, que no pudieran formar parte de una gran unión política en la que no todos los estados miembros continuarían a la misma velocidad".

Esto es lo que parece estar ocurriendo. Una de las señales más alarmantes de la división en Europa es que hay 14 millones de personas sin trabajo en España, Portugal, Italia, Grecia y Francia frente a los 4 millones de Alemania y el resto de estados del Norte. La Comisión Europea estima que el PIB alemán crecerá un 0,8% este año, igual que el año anterior, mientras que en España caerá un 1,4%, en Portugal un 1%, en Italia un 0,5% y el de Grecia un 4,2%, lo que significa el sexto año de recesión para Atenas!!! El efecto combinado de la disminución del denominador y el incremento de la deuda en el numerador, hará que en la mayoría de los países Europeos, la deuda respecto al PIB se incrementará todavía más en los próximos años, amenazando así con un círculo vicioso en el que la deuda y los intereses generan una menor capacidad de recaudación en los Gobiernos.

No obstante, debo de reconocer que tengo dudas de si realmente veremos una división de Europa en dos zonas, puesto que creo que lo que creo que ocurrirá es que la mayoría de países acabarán separándose de nuevo. Las diferencias culturales de la mayoría de países europeos hacen que sea casi imposible que éstos continúen trabajando juntos. Quizás todavía más importante, es que la UE no tiene un plan viable para mejorar la situación. La única solución parece ser la austeridad y esa opción ya ha demostrado claramente ser un fracaso. Ayer se anunció que los ingresos fiscales de Portugal se han reducido un 4,5% en tan sólo el último trimestre. Esto es muy importante, ya que Portugal ha hecho un esfuerzo enorme por cumplir con los requisitos de la UE, y sin embargo, la austeridad ha aumentado su deuda y reducido sus ingresos, mientras que su economía sigue contrayéndose. ¿Realmente hay alguien que cree que esto puede acabar bien?

En conclusión, la UE sigue una política que ya se ha demostrado ser fallida y sólo es cuestión de tiempo antes de que la UE en su conjunto entre en terreno negativo, condición que durará durante mucho tiempo. Los ingresos continuarán disminuyéndose mientras se incrementa la deuda y dejará la imprenta como alternativa poco atractiva. De hecho el BCE ya ha recogido una de las jugadas de la FED y ha empezado a comprar su propia deuda. Por eso el rendimiento de la deuda de la UE se ha reducido. Pero si EE.UU. sirve como indicador, este tipo de políticas tienen una vida útil muy corta, por lo que creo que las rentabilidades comenzarán a aumentar en Europa al igual que ya lo han hecho en EE.UU. y esto es sinónimo de problemas a la vista... Y no habrá tantas piernas para tanta lata.

EL CONFIDENTE DE WALL STREET - Eduardo Bolinches El director de bolsacash.com analiza la actualidad de los mercados con especial atención a su gran pasión: Wall Street

La información suministrada en estas páginas tiene únicamente finalidad informativa y expresa la opinión de Eduardo Bolinches pero no constituye ni una recomendación de inversión, ni una oferta, ni una solicitud para comprar o vender producto financiero analizado o comentado ni promesa de resultados futuros. El inversor que haga uso de esta información debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones al que hacen referencia pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera, fiscal o su perfil de riesgo ya que no han sido tomados en consideración para la elaboración de dicha información. El valor de dichas inversiones puede subir o bajar, circunstancia que el inversor debe asumir incluso a riesgo de no recuperar el importe invertido, en parte o en su totalidad. Igualmente, el anuncio de rentabilidades pasadas, no constituye promesa o garantía de rentabilidades futuras. Ni Eduardo Bolinches ni Finanzas.com se responsabilizan por lo tanto de los posibles daños y perjuicios que pudieran derivarse del uso que de esta información pueda realizar el inversor en la toma de sus decisiones que se fundamenten en esta información, debiendo el inversor asumir el riesgo de posibles pérdidas.

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad