21 de Septiembre, 00:41 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Opinión

Pedro Sánchez se convierte en el mejor ejemplo para los ahorradores

llave
  • "Pocos españoles, a su edad, pueden presumir de tener ese capital ahorrado cuando la jubilación todavía está tan lejana, a más de 20 años vista"

Los asesores financieros se quejan muchas veces con razón del poco caso que los españoles hacen a sus recomendaciones de empezar a ahorrar cuanto antes para la jubilación y de hacer aportaciones, aunque sean pequeñas pero de manera constante, para ir generando un patrimonio que sirva para complementar la pensión pública. Aunque es cierto que, según un estudio de BBVA, más del 80 por ciento de la población española está bastante preocupada por el futuro de la pensión de la Seguridad Social, tan solo un 28 por ciento está ahorrando para la jubilación. Y la mayor parte de ese porcentaje comenzó a ahorrar tarde y lo hace mal. De hecho, el ahorro medio en planes de pensiones en España, según datos de Inverco, se sitúa en unos 9.000 euros, una cifra que sirve de muy poco para resolver los problemas de los futuros pensionistas.

Pedro Sánchez, sin embargo, ha seguido al pie de la letra los consejos de los expertos. Con la tenacidad que le caracteriza tomó hace años la decisión de destinar una parte de sus ingresos a su futura pensión privada y a día de hoy, con tan solo 46 años, el presidente del Gobierno cuenta con un ahorro acumulado en planes de pensiones superior a los 100.000 euros. Pocos españoles, a su edad, pueden presumir de tener ese capital ahorrado cuando la jubilación está todavía tan lejana, en un horizonte de más de 20 años.

Por todo ello, sorprende que una persona tan identificada con el mundo del ahorro pueda caer en la misma tentación que otros políticos que le precedieron, la de penalizarlo fiscalmente. Todos los gobernantes actúan igual. Cuando no les cuadran las cuentas, ponen el punto de mira en el ahorrador. Antes de asumir la presidencia del Ejecutivo, Pedro Sánchez ya dejó caer que su intención era incrementar el tipo tributario del ahorro hasta cerca del 30 por ciento (actualmente está entre el 19-23 por ciento). Y también que estaba dispuesto a limitar la desgravación de los planes de pensiones a 3.000 euros, aunque en el caso de los mayores de 50 años serían 4.000 euros (el límite ahora se encuentra en 8.000 euros).

En un país en el que siguen desapareciendo las medidas que pueden incentivar el ahorro y la inversión, lo que menos necesita es un nuevo castigo fiscal. Y encima que venga de la mano de un ahorrador ejemplar.

Alejandro Ramírez

Director de Inversión y Finanzas.com

publicidad
publicidad