18 de Septiembre, 18:00 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Opinión

Cómo ponemos coto a las crisis financieras

llave

Este mes de septiembre se cumplen diez años desde el estallido de la crisis financiera que se inició en Estados Unidos y no tardó en extenderse al resto del mundo.

Concretamente, el inicio de las turbulencias financieras empezaron poco antes en el mismo país a lo largo del año 2007, pero no fue hasta finales de 2008 cuando todas las alarmas saltaban de manera inminente al producirse la quiebra del cuarto banco de inversión más importante de Estados Unidos llamado Lehman Brothers.

Es a partir de ese momento cuando el pánico se apoderó del mercado. Las entidades bancarias con mayor exposición en créditos hipotecarios solicitaban grandes ayudar para poder salir adelante y los principales selectivos americanos y europeos sufrían caídas con una rapidez y verticalidad nunca vista. 

El miedo hizo meya en los inversores y las caídas se agravaron hasta alcanzar sus cotas más bajas a principios del año 2009 en Estados Unidos y en los principales selectivos europeos.

Llegado a ese momento, la situación se empezó a revertir, los bancos centrales pusieron toda la carne en el asador mediante políticas monetarias ultra expansivas para salvar a sus entidades bancarias y por tanto la economía de sus países. Es importante remarcar que en el caso de Estados Unidos, las inyecciones de capital en su economía fueron de mayor calado y más prematuras, mientras que en Europa fueron más tardías y comedidas.

El resultado obtenido tras diez años desde la que ha sido calificada como la mayor crisis hipotecaria de la historia, ha sido uno de los mayores ciclos de crecimiento económico que podamos recordar.

La valoración de los principales selectivos americanos, no ha hecho más que batir sus propias expectativas. A día de hoy tenemos tanto el índice S&P 500 como el Nasdaq marcando máximos de manera continuada. Hace apenas dos semanas el S&P 500 conquistaba la zona de los 2.900 puntos, frente a los mínimos de 730 puntos de principios del año 2009 aproximadamente, mientras que el Nasdaq marcaba un máximo de 8.120 puntos frente a los mínimos de 1.370 de 2009 aproximadamente. En el caso de Europa, el principal selectivo alemán ha llegado a superar sus máximos, llegando al nivel de los 13.180 puntos, frente a los 3.500 puntos de mínimo que hizo a principios de 2009 aproximadamente.

Ahora bien, la pregunta que nos realizamos todos los inversores es: ¿hasta cuándo seguiremos creciendo?

Antonio Sales, analista de XTB

publicidad
publicidad