22 de Mayo, 06:10 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Opinión

El dólar y la Casa Blanca centran el foco de atención en Davos

llave

Más allá de si la Casa Blanca orquestó la caída del dólar a su nivel más bajo en tres años, la administración de Estados Unidos parece que está propiciando argumentos a los que piensan que el dólar continuará debilitándose.

La moneda estadounidense quedó atrapada en los niveles más bajos de las últimas semanas después que el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, expusiera el pasado miércoles en Davos los beneficios de un dólar más débil para la economía estadounidense. Además, dichos comentarios se produjeron pocos días después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, intensificara su campaña proteccionista mediante la aplicación de aranceles a los paneles solares.

A pesar de los intentos por parte del Secretario de Comercio, Wilbur Ross, de afirmar que Mnuchin no ha cambiado la política de actuación respecto al dólar estadounidense a largo plazo, no consiguió desacelerar la depreciación de la moneda estadounidense.

Los comentarios de Mnuchin dan "luz verde a la debilidad del dólar respecto al resto de divisas", dijo Shahab Jalinoos, jefe de estrategia de intercambio de divisas de Credit Suisse Group AG en Nueva York. Éste, también afirmó que "mientras se sigan dando este tipo de mensajes, el mercado va a imaginar que lo que la Administración pretende es abrir la puerta a una mayor debilidad".

Las pérdidas del dólar han aumentado frente a los principales pares de divisas desde la toma de posesión de Trump hace un año. Son muchos los expertos que achacan dicha depreciación a los caprichos de la política del Banco Central respecto a los tipos de interés y las divisiones en Washington. Sea cuál sea el motivo, la aceptación de un dólar débil por parte de la Administración queda más que reflejado.

"Obviamente, un dólar más débil es bueno para nosotros, ya que está directamente relacionado con el comercio y las oportunidades", dijo Mnuchin a los periodistas en Davos. También afirmó que ``el valor a corto plazo de la moneda no es una preocupación nuestra´´.

La moneda de Estados Unidos cayó contra todos los pares del G-10 el miércoles, con la libra esterlina y el franco suizo entre los principales ganadores. El dólar cedió hasta un 1,2% frente al yen, mientras que el euro se apreció un 0,8% .

Frente a estos acontecimientos, son demasiadas las voces que dan credibilidad a que la Casa Blanca podría estar lista para usar la moneda como parte de su agenda comercial. Estos hechos, unidos a los titulares proteccionistas que hemos tenido recientemente, dejan claro la disposición de vender ciegamente el dólar.

Antonio Sales es analista de XTB

publicidad
publicidad