Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Opinión

Las previsiones de la Eurozona crean conflicto entre sus miembros

llave

Las previsiones de la Comisión Europea sobre la economía de la Eurozona han vuelto a poner en alerta a los inversores y a presionar al euro a la baja. La zona euro se mantendrá en recesión durante todo el presente año, según la Comisión, con una caída del PIB de 3 décimas. 

La peor parte en el reparto de las cifras de PIB se la lleva, como viene siendo habitual, Grecia, Portugal, España e Italia. A nuestro país le toca una caída del 1,4%, muy alejada del supuesto de crecimiento realizado por el Gobierno para elaborar los presupuestos. Con ello, el déficit sobre PIB se espera que este año esté algo por encima del 6% y, para el año próximo, que supere el 7%, siendo España el único país que aumentará su déficit presupuestario del 2013 al 2014, consecuencia directa del rescate bancario y, más en concreto, de la quiebra de Bankia.

Con estos datos en la mano, publicados y aceptados como razonables, sigo sin entender las declaraciones que llevan a cabo, de manera sistemática, los principales dirigentes europeos, incluido el gobernador del Banco Central Europeo, aún menos, teniendo en cuenta, que estas declaraciones tienen su efecto inmediato en la política tanto fiscal como monetaria de Europa. Como muestra, lo dicho por el comisario de economía Olli Rehn tras presentar estos resultados el viernes, en los que hacía referencia a que empezamos a ver vientos favorables en la economía Europea. Pero este no es el único caso. 

Tras la publicación de las cifras de IFO en Alemania (dato económico seguido por los mercados, producto de encuestas en diversos sectores sobre el estado de la economía) que, sorprendentemente, mostraban unas expectativas bastante optimistas, los informes de los economistas de este prestigioso instituto alemán hablaban igualmente de una recuperación que, como vemos, no coincide ni con las previsiones de la Comisión europea ni con los principales indicadores publicados recientemente.

De la misma manera, y procedentes principalmente de políticos alemanes, las declaraciones vienen siendo de un poco creíble entusiasmo sobre el futuro de la economía europea. El que este año sea un año electoral en Alemania nos está jugando una mala pasada, ya que nos aleja de la realidad con comentarios claramente destinados a buscar el voto del electorado, que imposibilitan mirar de frente la cruda realidad y tomar las medidas de política económica que Europa necesita.

Francia se enfrenta a esta actitud centralista, con lo que ha llegado a reivindicar una política común más realista y a quejarse de que Alemania no es quien establece la directriz economía europea. El enfrentamiento es evidente, y la falta de decisión y la incoherencia, también.

De momento, las primas de riesgos parecen estabilizarse y, al menos, hemos dejado de estar pendientes del vaivén de las rentabilidades de los bonos periféricos, con subastas de deuda pública que han sido bien atendidas en los últimos meses. Pero con los datos de crecimiento esperados, y lo que es peor, con las cifras de desempleo que no dejan de subir, no sólo en España, sino en otros países europeos, sin que hasta el momento hayamos oído ni una sola medida contundente para atajar esta terrible lacra, difícilmente podemos hablar de expectativas favorables de la economía europea.

Miguel Ángel Rodríguez Analista de XTB

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad